ENDOMETRIOSIS

¿Qué es?

 

Endometriosis es una enfermedad caracterizada por la presencia de tejido endometrial ( que recubre el útero internamente) fuera de la cavidad uterina.

 

¿Cómo se desarrolla?

 

La causa exacta se desconoce. Una teoría sugiere que durante la menstruación las células del endometrio pasarían a través de las trompas de Falopio hacia la cavidad peritoneal abdominal, donde se implantarían. Los lugares más comunes de implantación son los ovarios, trompas de Falopio, superficie externa del útero y tabique recto-vaginal (área entre la vagina y el recto). Otras teorías sugieren alteraciones del sistema inmunológico y, incluso, una  herencia genética.  

 

En cada menstruación esto tejido endometrial sangra causando dolor pélvico, dolor durante la relación sexual, quejas urinarias, intestinales e infertilidad.

 ¿Qué se siente? 

Los síntomas más comunes incluyen:

 

  • Dismenorrea severa (dolor pélvico cíclico que ocurre antes y durante la menstruación.)
  • Dispareunia (dolor durante o luego del acto sexual.)
  • Dolor pélvica crónica
  • Infertilidad
  • Síntomas urinarios con micciones dolorosas
  • Dolor en la región lumbar baja (espaldas)
  • Malestar abdominal

 

 ¿Cómo se diagnostica?

 

El diagnóstico generalmente incluye una laparoscopia que es un procedimiento quirúrgico ambulatorio, donde una cámara es inserida en la cavidad abdominal a través del ombligo, permitiendo identificar las lesiones y determinar la extensión de la enfermedad. La retirada de un pequeño fragmento de tejido sospechoso (biopsia) para realizar un examen anatomopatológico le  proporcionará el diagnóstico seguro.

 ¿Cómo se trata? 

 El tratamiento dependerá de la edad de la paciente, de la extensión de la enfermedad, de la severidad de los síntomas, de la duración de la infertilidad y del planificación reproductiva de la pareja.

 

Los tratamientos incluyen desde la observación en pacientes asintomáticos y no deseosos de embarazo, uso de analgésicos para dolor moderada, la interrupción de los ciclos menstruales con el uso de anticonceptivos o usados de manera continua por 6-12 meses, progesterona de uso diario o depósito, medicamentos que inhiben el funcionamiento de los ovarios y tratamientos quirúrgicos, destruyendo el tejido endometrial, retirándose todas las lesiones y restableciendo la anatomía pélvica en la medida de lo posible.

 

La resección de las lesiones por laparoscopia aumentan las probabilidades de embarazo en mujeres fértiles.

Los síntomas y el deseo de quedar embarazada determinarán la terapia más adecuada.

 ¿Cómo se previene? 

No existe prevención de la endometriosis que afecta las mujeres en sus años reproductivos, pero aquellas que usan anticonceptivos orales para el control del embarazo tienen una menor incidencia de la enfermedad.

Preguntas que usted puede hacer a su médico. 

¿Cuándo el médico debe sospechar el cólico menstrual por endometriosis?

¿Los tratamientos medicamentosos  tienen muchos efectos colaterales?

¿Cuál la terapia más adecuada para tratar la endometriosis?

¿Los tratamientos tienen cura o eventualmente la enfermedad puede volver después de tratada?

PÓLIPOS ENDOMETRIALES

¿Qué es?

Pólipos endometriales son generalmente lesiones benignas que se encuentran en hasta el 2% de las mujeres en la premenopausia sometidas al legrado uterino. Son por lo común asintomáticos, pero pueden producir sangrado entre las menstruaciones o aumento del flujo menstrual.

¿Cómo se diagnostica?

Se hace el diagnóstico por ultrasografía, histerosalpingografía (rayo X de la cavidad uterina y trompas) y por histeroscopia.

¿Cómo se trata?  

Cuando son retirados por legrado o histeroscopia.

AMENORREA SECUNDARIA

¿Qué es?

Amenorrea secundaria es la ausencia de menstruación por un periodo mayor  que 3 meses en una mujer que anteriormente ha presentado ciclos menstruales.

Las amenorreas, tanto las primarias como las secundarias, necesitan evaluación. Su médico sabrá el momento de iniciarse la evaluación.

En pacientes que ya presentaron menstruaciones muchas veces no es necesario aguardar 3 meses para se realizar la investigación y/o tratamiento de la amenorrea.

La mayoría de las mujeres acude a su médico cuando la menstruación se retrasa pocos días. La investigación del retraso menstrual y de la amenorrea secundaria es semejante.

En mujeres con vida sexual activa y en edad reproductiva la causa más común de amenorrea (y de retraso menstrual) es el embarazo.

¿Cómo se desarrolla y cuáles son las causas?

Distintas pueden ser las causas para el desarrollo de una amenorrea secundaria:

  • Embarazo
  • Uso de medicamentos
  • Fallo ovárico (precoz: cuando antes de los 40 años)
  • Enfermedades clínicas asociadas
  • Alteraciones importantes del peso (anorexia nerviosa, obesidad)
  • Tumores del sistema nervioso central
  • Síndrome de los ovarios poliquísticos
  • Factores relacionados con el útero (histerectomía, sinequias uterinas)

 
¿Cómo el médico diagnostica?

A través de investigación clínica, del examen clínico y de pruebas complementarias.

Investigación

La historia clínica detallada de la paciente con retraso menstrual o amenorrea es la parte de la investigación que incrementa el soporte al médico.

Se debe siempre recordar cuestiones como:

  • síntomas asociados con la deficiencia de estrógeno (oleadas de calor, relaciones dolorosas)
  • Síntomas comunes de la gestación inicial (aumento de la frecuencia urinaria, sueño, hambre, dolor en las mamas)
  • Uso de drogas
  • Método contraceptivo utilizado por la paciente
  • Antecedentes personales de infecciones
  • Abortamientos
  • Legrado (curetaje)
  • Cirugías
  • Dolor de cabeza
  • Salida de secreción del pezón tipo leche
  • Estilo de vida de la mujer (deportista, estresada, deprimida)
  • Enfermedades clínicas asociadas.

 
Examen físico

El examen clínico y ginecológico de la paciente con amenorrea o retraso menstrual debe ser siempre completo, ocasión en que se debe observar si hay secreción por el pezón, cuál es el aspecto de los genitales y el tamaño del útero.

Exámenes complementares

Su médico, después de realizar la anamnesis (historial clínico) y los exámenes clínicos y ginecológico, le indicará qué tipo de pruebas se debe solicitar.

Para descartar el embarazo: prueba de orina, de sangre o ecografía
Pruebas hormonales (prolactina, FSH, LH, determinación de andrógenos)
Exámenes de imagen (ecografía, tomografía del sistema nervioso central)  
 
¿Cómo se trata?

El tratamiento de la amenorrea secundaria y del retraso menstrual es variable según la causa identificada. Las causas más graves, generalmente, tienen el tratamiento etiológico (solucionar la causa, cuando posible).

En las causas más frecuentes y menos graves el tratamiento, por lo general, suele satisfacer el deseo de la paciente, por ejemplo, si la paciente desea quedar embarazada, o si la paciente desea la contracepción, los tratamientos serán totalmente distintos.

 

Su médico ginecólogo el tratamiento más apropiado para su caso.  

AMENORREA PRIMARIA

Nombres alternativos    

Ausencia del período; Ausencia de reglas menstruales.

¿Qué es?

Amenorrea primaria es la ausencia de menstruación en una chica de 14 años que no presenta desarrollo de caracteres sexuales secundarios (mamas, vellos, estirón del crecimiento), o ausencia de menstruación en una chica de 16 años que ya presenta caracteres sexuales secundarios.

Menarquia se refiere a la ocurrencia de la primera menstruación. En las amenorreas primarias la niña nunca tuvo menarquia, o sea, la primera menstruación.

¿Cómo se desarrolla y cuales son las causas?

Las causas de amenorrea primaria pueden ser:

  • Fisiológica, familiar (cuando otras niñas de la familia tuvieran menarquia más tarde)
  • Relacionada con el peso (pacientes con peso muy abajo o muy arriba del normal,
  • Malformaciones del tracto genital (himen imperforado, tabique vaginal, agenesia uterina o desarrollo defectuoso del útero)
  • Disgenesia gonadal (alteraciones genéticas asociadas a la amenorrea primaria)
  • tumores del sistema nervioso central.  

¿Cómo el médico diagnostica?

A través de investigación clínica, de examen clínico y de exámenes específicos.

Investigación

Es una historia clínica detallada, con atención especial a los siguientes aspectos:

  • Cronología del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios
  • Presencia de vellos axilares y pubianos
  • Antecedentes familiares de problemas genéticos y relativos a la pubertad y menarquia
  • Historia de traumatismo, radioterapia, quimioterapia.  

Examen clínico

Consta de:

  • Evaluación de peso y estatura
  • Examen ginecológico (¿existe presencia de himen imperforado? ¿De tabique vaginal?)
  • Investigar señales clínicos de alteraciones genéticas – Estigmas
  • Observar estadio de desarrollo de los vellos, mamas, estirón de la pubertad,
  • examen del abdomen para evaluación de masa y de la región inguinal.  

Pruebas específicas

Existen varias pruebas de laboratorio que pueden ser realizadas en pacientes con amenorrea primaria, su médico sabrá cuales están indicadas para cada caso.

Algunas pruebas o exámenes pueden ser realizados:  

  • Hormonales
  • Evaluación de la edad ósea
  • Ecografía pélvica
  • Cariotipo  

¿Cómo se trata?   

El tratamiento de la amenorrea primaria es variable según la causa de la amenorrea. Su ginecólogo debe poder indicarle la mejor forma de tratamiento.

Es necesario saber también que amenorrea secundaria es la ausencia de menstruación por un periodo más largo que 3 meses en mujer que ya presentó ciclos menstruales.

Las amenorreas, tanto primaria como secundaria, necesitan de evaluación. Su médico sabrá el momento en que se debe iniciar la evaluación.  

PARTO Y TRABAJO DE PARTO NORMAL

Cuando ocurre un seguimiento prenatal adecuado, la parturiente se debe enterar y preparar para el trabajo de parto y el parto en sí.

Las orientaciones acerca de la madre y los cuidados con el bebé, técnicas de respiración, como manejar el dolor, la participación del padre y la importancia de conocer el mecanismo del parto, deben estar bien aclarados.

El trabajo del parto involucra varias etapas y la parturiente, por lo general, dispone  de un tiempo suficiente de acudir al hospital y recibir una atención adecuada.

En el término del embarazo debe mantener una bolsa preparada con sus cosas y las ropas del bebé, estar enterada sobre las primeras señales del inicio del trabajo de parto, estar alerta para posibles situaciones de emergencia y disponer de ayuda y medios para trasladarse  a su hospital.  

En la fase precoz del trabajo de parto la parturiente puede sentir una presión mayor sobre la vejiga, y puede presentar diarrea y dolor severo en las espaldas. Las contracciones, aunque todavía indoloras, se  vuelven menos frecuentes. En este periodo el cuello del útero se ablanda, iniciando su proceso de borramiento y dilatación.

Generalmente, ocurre lo que se llama de pérdida del tampón mucoso,  con el surgimiento de una descarga espesa y sanguinolenta. Cuando las contracciones uterinas empiezan a volverse más intensas y regulares, puede o no ocurrir el rompimiento del saco amniótico, cuyo líquido a menudo se le escurre por las piernas, y se le mojan las ropas. En la mayoría de los casos esta es la hora de acudir al hospital.  

  • En el momento de la hospitalización, se realizan varios procedimientos de rutina, como la toma de la temperatura, de la presión arterial, y de la frecuencia cardiaca de la madre y del feto. Se orienta la parturiente a acostarse de lado, en ayuno, pudiendo ingerir solamente agua. Una vía intravenosa, para recibir líquidos, puede ser instalada. Medidas como el enema (lavado intestinal) y la tricotomía (rasurado de los vellos pubianos) no se realizan más de rutina en la mayoría de los hospitales.
  • Cuando las contracciones uterinas adquieren un ritmo constante y regular, iniciase la fase activa del trabajo de parto. En esta fase es importante el monitoreo adecuado de la frecuencia cardiaca fetal, haciendo caso de  los signos que indiquen sufrimiento del feto. Si las contracciones se vuelven muy dolorosas puede ser necesario algún tipo de medida para aliviar el dolor. La más usada es la llamada analgesia peridural, pero esta requiere hospitales  más equipados y la presencia de un médico anestesiólogo. El curso del trabajo de parto es seguido a través de un gráfico llamado partograma. A través de ello, se puede detectar precozmente alteraciones que puedan interferir en la buena evolución del trabajo de parto, anticipando situaciones que pueden determinar la necesidad de una intervención quirúrgica, conocida por cesárea.
  • Al final de esta fase, con el cuello uterino dilatado, la parturiente siente una presión mayor en el perineo y la necesidad de empujar como si fuera  evacuar. A eso se llama ‘tirón’. En la mayoría de las veces se lleva la parturiente hacia una sala donde ocurrirá el parto, la sala de partos. Colocada en una cama especial, en posición ginecológica y con la cabecera elevada, iniciase las maniobras que facilitarán el nacimiento.  Algunas veces puede ser necesario hacer una pequeña incisión, generalmente lateral en el perineo, para facilitar la salida del bebé, llamada de episiotomía.
  • Luego del nacimiento, el cordón umbilical es pinzado y cortado. El bebé es llevado para recibir los primeros cuidados por un médico pediatra y después es colocado junto a su madre, quién puede amamantarlo inmediatamente.
  • Mientras tanto, el médico obstetra realiza las maniobras de expulsión de la placenta, revisión del trayecto del parto y sutura de la episiotomía.   
  • Se coloca la madre bajo observación en las primeras horas después del parto, para el control de eventuales sangrados y la recuperación de la analgesia peridural.



 

Posición del feto dentro del útero antes de iniciar el trabajo del parto.
Feto desprendiendo la cabeza durante el parto.
Feto desprendiendo el hombro anterior  
Feto desprendiendo el hombro posterior