DISPAREUNIA

Sinónimo: Relación sexual dolorosa

El dolor que ocurre durante la relación sexual tiene, en la mayoría de las veces, causas orgánicas. Los factores psicológicos también pueden estar asociados. En estos casos, puede haber asociación con trauma sexual previo, sentimiento de culpa o actitudes negativas en relación con el sexo.

El examen físico minucioso, con identificación de las partes dolorosas, inspección detallada para identificar alteraciones anatómicas y presencia o no de lesiones de la vulva, en la mayoría de las veces, indica la causa. Debemos estar atentos para las causas que pueden disminuir la lubricación vaginal y causar atrofia de la vulva y de la vagina, como la menopausia y algunos medicamentos.

Infecciones de la vulva, vagina, enfermedad inflamatoria de la pelvis, endometriosis, retroversión uterina, miomatosis, patologías de los anexos (ovarios y trompas), adherencias pélvicas o enfermedades del tracto urinario también provocan dolor en la relación sexual.

El tratamiento debe ser dirigido para la causa del problema

CÁNCER DE MAMA

 

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer. En Brasil los óbitos por cáncer de mama representan 16 % de la mortalidad por neoplasias malignas entre las mujeres. En el Estado de Río Grande del Sur ( Brasil) y en el Sureste es considerada la mayor causa de muerte por neoplasia.

El riesgo de cáncer de mama está relacionado a la herencia familiar, con historia en la familia, principalmente de parientes en primer grado y tumores en ambas mamas. Entre los factores hormonales están, la primera menstruación precoz, primera gestación tardía, menopausia tardía ausencia de gestaciones y anovulación

El cuadro clínico varia de pacientes asintomáticas, a aquellas con nódulo (carozo) palpable en la mama, secreción mamilar sangrienta, deformidades en la mama por retracciones de la piel, alteraciones del color de la piel o hasta ulceraciones de la misma en casos más graves.

El rastrear del cáncer de mama, idealmente, incluye el examen clínico y la mamografía. El diagnóstico precoz en mamas aparentemente normales por la mamografía, hace de ella un importante método de diagnóstico.

El diagnóstico se puede hacer por el examen clínico. La mamografía permite al médico detectar la enfermedad en casos iniciales donde aún no se consigue palpar anormalidades. Junto con la mamografía, se puede emplear la ecografía mamaria, la punción aspirativa y/o la biopsia del tumor.

Otro tratamiento del cáncer de mama generalmente se hace con cirugía asociada con radioterapia y/o quimioterapia y/o hormonoterapia, dependiendo del tamaño y del tipo de tumor y de la edad de la paciente

CLAMIDIA, GONORREA, TRICOMONIASIS Y HERPES GENITAL

 

CLAMIDIA, GONORREA, TRICOMONIASIS Y HERPES GENITAL –  ETS en la mujer.
 

Tricomoniasis

Causada por un protozoario móvil, el Trichomonas vaginalis. Es considerada una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual) Los síntomas más comunes son una secreción verdosa o cenicienta, fluida, abundante, espumante y con mal olor. El examen directo de la secreción vaginal puede demostrar el protozoario. El tratamiento debe ser realizado con medicaciones en dosis única y el compañero / a siempre debe ser tratado.

Clamidia

La infección causada por la bacteria conocida como Clamydia Trachomatis es la ETS más común en USA, afectando principalmente mujeres jóvenes, solteras y con múltiplos compañeros sexuales. La transmisión es sexual, pero en las mujeres grávidas infectadas puede provocar el parto prematuro y ser transmitida durante el mismo, causando conjuntivitis o mismo neumonía en el recién nacido. Muchas veces la infección pela Clamydia es asintomática, pudiendo persistir por muchos años. Generalmente causa una cervicitis ( inflamación de las células del cuello del útero), teniendo como síntomas el corrimiento vaginal moco-purulento y sangrado después de la relación sexual. El diagnóstico padrón es la cultura de la secreción de la endocervicis o las nuevas pruebas de captura híbrida pero pueden ser detectadas en la sangre a través de pruebas de anti cuerpos fluorescentes. Puede evolucionar para una molestia inflamatoria pélvica, afectando todo el tracto genital superior. Siempre debe ser diagnosticada y tratada, pues sus consecuencias son muy serias, pudiendo llevar a infección crónica, a gravidez ectópica o a infertilidad. El tratamiento recomendado es el uso de antimicrobianos sistémicos e incluye obligatoriamente el encaminamiento del compañero sexual al médico. La prevención enfatiza la práctica de sexo seguro, con el uso correcto de preservativo, como la única forma de prevención efectiva para evitar el contagio.

Gonorrea

La gonorrea es una de las molestias más comunes en todo el mundo. Es causada por una bacteria conocida como gonococo, fácilmente trasmitida durante las relaciones sexuales (sexo vaginal, anal u oral.) Afecta todo el tracto urogenital y muchas veces puede ser asintomática. Entretanto, principalmente en mujeres, puede causar algunos síntomas como: secreción vaginal, disuria (ardor para orinar) o sangrado uterino anormal.

El número de infecciones está aumentando considerablemente en los últimos años principalmente entre los jóvenes.

El diagnóstico puede ser hecho a través de cultura de examen endocervical o por la constatación del gonococo en la coloración del Gram. El tratamiento es realizado con uso de antibiótico en dosis única, para la pareja, pues como la infección simultánea por Clamydia es común, debe ser instituido tratamiento también simultáneo para la misma. 

Herpes genital

Causada por el virus Herpes simple, es una enfermedad de trasmisión sexual (ETS), recurrente, que se manifiesta por úlceras genitales. Una vez una persona infectada por el virus, este permanece latente para siempre, residiendo en las raíces nerviosas y solamente ocasionando síntomas cuando reaparece.

La primera infección presenta, como síntomas, manifestaciones sistémicas de una síndrome viral, con fiebre y mal estar general. Después, aparecen vesículas generalmente múltiplas en la vulva, que se unen y forman úlceras rasas y dolorosas. El surto es autolimitado y las lesiones curan espontáneamente en torno de 14 días. Los episodios siguientes, en general, presentan menor duración y síntomas más blandos, siendo precedidos por prurito o quemazón. Los surtos pueden ser desencadenados por alguna alteración en la respuesta inmune como estrés, gestación, menstruación, cansancio y un estadio inmune comprometido.

El diagnóstico es realizado por la inspección, pudiendo ser realizada cultura del líquido viral en las vesículas. Las complicaciones más frecuentes son la retención urinaria aguda y la encefalitis herpética.

El tratamiento tiene como objetivo acortar la duración delos síntomas, prevenir las complicaciones y recurrencias y disminuir la trasmisión, pues el virus no puede ser completamente eliminado. Puede ser utilizada medicación vía oral o medicación tópica para aliviar los síntomas, a pesar de menos eficaz.

Como prevención debe orientarse las mujeres en el sentido de no tener relaciones sexuales desde el inicio de los síntomas hasta la completa reepitelización de las úlceras, utilizando siempre preservativos para mayor protección. 

DIAGNÓSTICO DE EMBARAZO

DIAGNÓSTICO DE EMBARAZO

En la vida de la mujer, el diagnóstico de embarazo es aquel que provoca las más grandes emociones: Desde alegría y bienestar intenso hasta la tristeza profunda y sensación de desamparo. Cualquier médico que atienda mujeres en edad reproductiva debe siempre preguntarse: ¿Ella está embarazada? El no-reconocimiento de gestación frecuentemente lleva a diagnósticos y tratamientos inadecuados.

Es importante que el médico diagnostique el embarazo precozmente. Confirmado el diagnóstico la gestante deberá iniciar el prenatal y posibles agentes maléficos al binomio madre-hijo serán alejados (medicaciones, ingestión de bebidas alcohólicas, tabaco, manipulación de algunos productos químicos, etc.)

Síntomas y señales de gravidez

El atraso menstrual es el síntoma que más frecuentemente llama la atención para el diagnóstico de gestación. La ausencia de la menstruación prevista es el primero indicio de que pueda haber la concepción. Entretanto, pacientes con menstruaciones irregulares, muchas veces solamente sospechan de embarazo cuando surgen otros síntomas como nauseas y vómitos, aumento de volumen y dolor en las mamas, aumento de la frecuencia de las micciones, aumento de peso y del volumen abdominal y, más tardíamente, con sensación de los movimientos fetales.

En el examen de la mujer con atraso menstrual algunos señales son altamente sugestivos de gestación: aumento del volumen uterino y ablandamiento del útero al examen de toque.

Cuando existir sospecha clínica de gestación, se piden pruebas de laboratorio que detectan el embarazo, como la gonadotropina coriónica humana (GCH.)

Pruebas de embarazo

Todas las pruebas de embarazo utilizadas visan identificar la gonadotropina coriónica humana (GCH) producida luego después de la fecundación e implantación del óvulo en el útero. La determinación de este examen, en la orina o en la sangre, es la forma más utilizada para el diagnóstico precoz de la gestación. La producción de GCH es la señal que el embrión lanza en la circulación para que el organismo materno reconozca la gestación.

Los niveles de GCH en la gestación normal pueden ser determinados poco tiempo después de la implantación, aumentan por lo mínimo el 66 % a cada 48 horas, alcanzando la medición máxima entre los 50 y 75 días de gestación. En el 2º y 3º trimestres de la gestación los niveles son más bajos. La presencia de gonadotropina coriónica en la circulación torna el diagnóstico de gestación muy probable, entretanto el diagnóstico de certeza necesita de alguno de las tres señales positivas de gestación.

Presencia de latidos cardíacos fetales

Los latidos cardiacos fetales pueden ser identificados por un aparato llamado sonar a partir de 10 a 12 semanas de gestación y con el estetoscopio con 17 a 19 semanas. Se debe tener cuidado en la ausculta para no confundir los latidos fetales con la pulsación materna. La Frecuencia Cardiaca Fetal está entre 120 y 160 latidos por minuto y la frecuencia cardiaca materna es bien inferior.

 

  • Identificación, por el médico, de los movimientos fetales
  • Después de la 20ª semana de gestación los movimientos fetales pueden ser percibidos por el examinador que coloca la mano sobre el útero materno..
  • Visualización del feto 

La identificación del feto puede ser realizada por ecografía transvaginal (a partir de la 6ª semana de gestación) o abdominal (a partir de la 8ª semana de gestación.) Antes de la existencia de la ecografía la visualización fetal sólo podría ser realizada a partir de la 16ª semana de gestación a través del R-X cuando ocurre la calcificación del esqueleto fetal.

La ecografía transvaginal es muy utilizada para el diagnóstico precoz de la gestación, bien como de sus anormalidades.

El diagnóstico de gestación no es difícil de ser confirmado, depende fundamentalmente del médico y de la paciente, pensar en esta posibilitad. Es común depararnos con pacientes que realizaran investigaciones del tracto gastrointestinal por intolerancia alimentar, nauseas y vómitos cuando en realidad estos síntomas estaban relacionados a una gestación inicial que no había sido pensada.

El diagnóstico diferencial de gestación debe ser realizado siempre que alguna señal o síntoma clínico esté presente: casi todos los disturbios menstruales, síntomas gastrointestinales – dolores abdominales, cólicas, nauseas, vómitos, inapetencia o aumento del apetito, intolerancia a algunos alimentos, aumento de la necesidad de sueño, disturbios del humor, aumento o disminución de peso, aumento del volumen abdominal, hipersensibilidad mamaria, dolores abdominales y pélvicas, corrimiento vaginal, aumento de la frecuencia orinaría, micción nocturna, etc.

En la mayoría de las situaciones, la anamnesis, realizada con interés y atención, y el examen ginecológico cuidadoso excluyen o confirman el diagnóstico de gestación. Entretanto, siempre que haya duda en el diagnóstico, la determinación de GHC y/o la realización de ecografía transvaginal es imprescindible

MENOPAUSIA Y CLIMATERIO

MENOPAUSIA Y CLIMATERIO

¿Qué es?

La menopausia es la última menstruación de la mujer. El climaterio es la etapa de la vida en la cual ocurre la transición del periodo reproductor o fértil para el no-reproductor, debido a la disminución de las hormonas sexuales producidas por los ovarios.

La falla de los ovarios es secundaria al agotamiento de los folículos primordiales que constituyen el patrimonio genético de la mujer. La disminución de los niveles hormonales es un hecho que ocurre con todas las mujeres, y se inicia alrededor de los 40 años. Algunas tendrán más acentuado el cuadro de signos y síntomas, pero 'todas' llegarán a la menopausia.

La menopausia delimita las dos etapas del climaterio: Perimenopausia y Posmenopausia.

La edad media de las mujeres en la menopausia es 51 años, lo que puede variar de 48 a 55 años. Cuando ocurre con mujeres antes de los 40 años es llamada de menopausia precoz. La disminución o la falta de hormonas sexuales femeninas puede afectar varios locales del organismo, y determinan signos y síntomas conocidos por síndrome climatérico.

¿Qué se siente?

Los síntomas más frecuentes son: Oleadas de calor que causan enrojecimiento súbito en la cara y tronco, acompañados por una sensación intensa de calor en el cuerpo y transpiración. Pueden aparecer a cualquier hora y, a menudo, son tan desagradables que llegan a interferir en las actividades cotidianas. Alteraciones urogenitales causadas por la falta de estrógeno que llevan a la atrofia del epitelio vaginal, tornando el tejido frágil a punto de sangrar. En la vagina, la atrofia causa el estrechamiento y acortamiento, pérdida de la elasticidad y disminución de las secreciones, ocasionando resequedad vaginal y relaciones sexuales dolorosas (dispareunia.) Cambios en la flora vaginal facilitan el surgimiento de una flora no específica que predispone a desarrollar vaginitis. Otros efectos no deseables ocurren en el ámbito de la uretra y vejiga, causando dificultad para vaciarla, pérdida involuntaria de orina, ocasionando el llamado síndrome uretral, caracterizado por episodios recurrentes de aumento de la frecuencia y ardor urinario, además de la sensación de micción inminente. Cambios de humor, síntomas emocionales, tales como ansiedad, depresión, fatiga, irritabilidad, pérdida de memoria e insomnio, debido a las alteraciones hormonales que afectan la química cerebral. Cambio de la sexualidad, con disminución del deseo sexual (libido), que puede estar alterado por varios motivos, entre ellos, menor lubricación vaginal. Aumento del riesgo cardiovascular por la disminución de los niveles de estrógeno El estrógeno protege el corazón y los vasos sanguíneos contra los problemas, evitando la formación de trombos que obstruyen los vasos, manteniendo además los niveles de buen colesterol. Osteoporosis, que es la disminución de la cantidad de masa ósea, lo que vuelve los huesos frágiles y más propensos a las fracturas, especialmente a nivel de la columna vertebral, fémur, caderas y muñecas. A pesar de que algunas mujeres puedan no presentar ningún síntoma, alguna manifestación silenciosa de la deficiencia hormonal puede estar ocurriendo, con la pérdida de masa ósea que puede llevar a la osteoporosis. Es en los cinco primeros años luego de la menopausia que ocurre una pérdida ósea más rápida.