PARTO Y TRABAJO DE PARTO NORMAL

Cuando ocurre un seguimiento prenatal adecuado, la parturiente se debe enterar y preparar para el trabajo de parto y el parto en sí.

Las orientaciones acerca de la madre y los cuidados con el bebé, técnicas de respiración, como manejar el dolor, la participación del padre y la importancia de conocer el mecanismo del parto, deben estar bien aclarados.

El trabajo del parto involucra varias etapas y la parturiente, por lo general, dispone  de un tiempo suficiente de acudir al hospital y recibir una atención adecuada.

En el término del embarazo debe mantener una bolsa preparada con sus cosas y las ropas del bebé, estar enterada sobre las primeras señales del inicio del trabajo de parto, estar alerta para posibles situaciones de emergencia y disponer de ayuda y medios para trasladarse  a su hospital.  

En la fase precoz del trabajo de parto la parturiente puede sentir una presión mayor sobre la vejiga, y puede presentar diarrea y dolor severo en las espaldas. Las contracciones, aunque todavía indoloras, se  vuelven menos frecuentes. En este periodo el cuello del útero se ablanda, iniciando su proceso de borramiento y dilatación.

Generalmente, ocurre lo que se llama de pérdida del tampón mucoso,  con el surgimiento de una descarga espesa y sanguinolenta. Cuando las contracciones uterinas empiezan a volverse más intensas y regulares, puede o no ocurrir el rompimiento del saco amniótico, cuyo líquido a menudo se le escurre por las piernas, y se le mojan las ropas. En la mayoría de los casos esta es la hora de acudir al hospital.  

  • En el momento de la hospitalización, se realizan varios procedimientos de rutina, como la toma de la temperatura, de la presión arterial, y de la frecuencia cardiaca de la madre y del feto. Se orienta la parturiente a acostarse de lado, en ayuno, pudiendo ingerir solamente agua. Una vía intravenosa, para recibir líquidos, puede ser instalada. Medidas como el enema (lavado intestinal) y la tricotomía (rasurado de los vellos pubianos) no se realizan más de rutina en la mayoría de los hospitales.
  • Cuando las contracciones uterinas adquieren un ritmo constante y regular, iniciase la fase activa del trabajo de parto. En esta fase es importante el monitoreo adecuado de la frecuencia cardiaca fetal, haciendo caso de  los signos que indiquen sufrimiento del feto. Si las contracciones se vuelven muy dolorosas puede ser necesario algún tipo de medida para aliviar el dolor. La más usada es la llamada analgesia peridural, pero esta requiere hospitales  más equipados y la presencia de un médico anestesiólogo. El curso del trabajo de parto es seguido a través de un gráfico llamado partograma. A través de ello, se puede detectar precozmente alteraciones que puedan interferir en la buena evolución del trabajo de parto, anticipando situaciones que pueden determinar la necesidad de una intervención quirúrgica, conocida por cesárea.
  • Al final de esta fase, con el cuello uterino dilatado, la parturiente siente una presión mayor en el perineo y la necesidad de empujar como si fuera  evacuar. A eso se llama ‘tirón’. En la mayoría de las veces se lleva la parturiente hacia una sala donde ocurrirá el parto, la sala de partos. Colocada en una cama especial, en posición ginecológica y con la cabecera elevada, iniciase las maniobras que facilitarán el nacimiento.  Algunas veces puede ser necesario hacer una pequeña incisión, generalmente lateral en el perineo, para facilitar la salida del bebé, llamada de episiotomía.
  • Luego del nacimiento, el cordón umbilical es pinzado y cortado. El bebé es llevado para recibir los primeros cuidados por un médico pediatra y después es colocado junto a su madre, quién puede amamantarlo inmediatamente.
  • Mientras tanto, el médico obstetra realiza las maniobras de expulsión de la placenta, revisión del trayecto del parto y sutura de la episiotomía.   
  • Se coloca la madre bajo observación en las primeras horas después del parto, para el control de eventuales sangrados y la recuperación de la analgesia peridural.



 

Posición del feto dentro del útero antes de iniciar el trabajo del parto.
Feto desprendiendo la cabeza durante el parto.
Feto desprendiendo el hombro anterior  
Feto desprendiendo el hombro posterior

 

SÍNDROME DE LOS OVARIOS POLIQUÍSTICOS (SOPC)


Enfermedad de los ovarios poliquísticos; Ovarios poliquísticos; Síndrome de Stein-Leventhal; Enfermedad ovárica polifolicular; Enfermedad ovárica poliquística; Poliquistosis ovárica

¿Qué es?

Es una de las causas más comunes de irregularidad menstrual y de amenorrea secundaria.

Este síndrome fue descrito por primera vez en 1935 por Stein y Leventhal, con las clásicas características de ovarios poliquísticos: obesidad, amenorrea, infertilidad e hirsutismo (Incremento del crecimiento del vello corporal)

Incidencia.

Estímase  que uno 5 a 10 % de las mujeres en edad reproductiva presenten esto disturbio.

Etiología

El síndrome de los ovarios poliquísticos no tiene una etiología conocida, pero se sabe que ocurre una disfunción hipotalámica (pituitaria) y resistencia a la insulina. La hiperinsulinemia estimularía la producción excesiva de andrógenos  por los ovarios. La anovulación crónica mantiene el estímulo del endometrio por el estrógeno sin oposición, aumentando la incidencia de hiperplasia del endometrio y carcinoma del endometrio en estas mujeres. Mitad de estas mujeres son hirsutas y muchas son obesas. Ellas pueden presentar un perfil lipídico alterado, predisposición al diabetes tipo II y a la enfermedad cardiovascular.

¿Cómo se diagnostica?

Pacientes con síndrome de los ovarios poliquísticos tienen, de modo característico, ciclos menstruales irregulares (amenorrea u oligomenorrea.)

Asociado a la anovulación crónica, las pacientes suelen presentar hirsutismo, acne, obesidad, infertilidad.

Algunas pacientes presentan hemorragia uterina (sangrado vaginal aumentado e irregular.)

Antes de diagnosticar el síndrome de ovarios poliquísticos es necesario descartarse otras enfermedades que pueden se manifestar con cuadro clínico semejante al cuadro del  síndrome de los ovarios poliquísticos, tales como hiperprolactinemia (aumento de la prolactina) y alteraciones de las glándulas suprarrenales.

Cuadro clínico.

Pacientes con síndrome de ovarios poliquísticos acuden al  médico por motivos diferentes.

Pueden estar preocupadas por irregularidad menstrual, exceso de vellos, obesidad, dificultad de quedar embarazada o debido al acne de difícil tratamiento.

Investigación clínica.

El histórico clínico es muy importante para el diagnóstico. Se deben excluir todas las causas de anovulación: ganancia excesiva de peso, uso de drogas, secreción de los pezones y otros cuadros.

En el examen clínico, se deben investigar señales de hiperandrogenismo: distribución de pelos, acne, distribución de grasa corporal, evaluación trófica de los genitales.

En las pacientes obesas, se debe recordar la asociación del síndrome de los ovarios poliquísticos con la resistencia a la insulina (en el futuro mayor asociación con diabetes tipo II)

¿Cómo se trata?

El tratamiento es dirigido a la causa de la anovulación. Cuando es síndrome de ovarios poliquísticos (sin hipotiroidismo, sin alteración de la suprarrenal, sin hiperprolactinemia), el tratamiento es multifactorial y depende del objetivo de la paciente con el tratamiento.

Todas las pacientes obesas con ovarios poliquísticos deben adelgazar.

El uso de inductores de la ovulación, píldora anticoncepcional y otros tratamientos para acne y exceso de pelos serán utilizados según cada caso.

Su médico, analizando su caso, debe estar apto a indicarle el mejor tratamiento.

Preguntas que usted puede hacer a su médico.

Mi hija menstruó normalmente, pero ahora los ciclos están quedando más largos y a veces ella ni menstrua, ¿Qué puede estar aconteciendo?

Siempre fui gordita y tengo muchos pelos en todo el cuerpo. Ahora no consigo quedar embarazada. ¿Qué procedimientos debo seguir?

Tengo el diagnóstico de ovarios poliquísticos ((SOPC). ¿Debo tratarme durante toda mi vida?

SÍNDROME PREMENSTRUAL

También conocida como SPM,  es un conjunto de síntomas físicos y de comportamientos que ocurren en segunda mitad del ciclo menstrual, y  pueden ser tan severos que pueden  interferir, significativamente, en la vida de la mujer.

La SPM es un desorden “neuropsicoendócrina” con síntomas que afectan la mujer en la esfera biológica, psicológica y social.

La tendencia hoy día es creer que la función fisiológica del ovario sea el gatillo que dispara los síntomas del síndrome alterando la actividad de la serotonina  (neurotransmisor) en nivel del sistema  nervioso central.

El tratamiento depende de la severidad de los síntomas e incluye modificaciones alimentarias, del comportamiento y tratamientos medicamentosos.

Los síntomas más comunes incluyen, por orden de frecuencia:

  • Malestar abdominal,
  • Mastalgia (dolor o aumento de sensibilidad en las mamas)
  • Cefalea (dolor de cabeza)
  • Fatiga,
  • Irritabilidad (nerviosismo)
  • Tensión,
  • Humor deprimido,
  • Humor lábil (inestable)
  • Aumento del apetito,
  • Olvido y dificultas de concentración,
  • Acné,
  • Hipersensibilidad a los estímulos,
  • Rabia,
  • Lloro fácil,
  • Oleadas de calor,
  • Palpitaciones y
  • Mareos
  • Ansiedad (alteración del humor con sentimientos de hostilidad y rabia)
  • Depresión (con sensación de impotencia, disturbio del sueño, dificultad de concentración)
  • Retención de líquidos (hinchazón o dolor en las piernas)
  • Cansancio
  • Deseo por alimentos como chocolate, dulces y comidas saladas.

Se debe llevar a cabo un control objetivo del ciclo menstrual (a través de un diario por un periodo mínimo de dos ciclos. Se deben excluir  otros trastornos como hiper o hipotiroidismo, perimenopausia, jaqueca, fatiga crónica, síndrome del intestino irritable o agravamiento premenstrual de enfermedades psiquiátricas, depresión, que puede se intensificar en esto periodo (magnificación premenstrual.).

Historial médico, examen físico cuidadoso, evaluación endocrina ginecológica  cuando el ciclo menstrual es irregular, perfil bioquímico,  prueba de sangre y de TSH (hormona estimulante de la tiroides) para descartarse condiciones médicas que puedan presentar síntomas que simulen una SPM. Importante hacerse el diagnóstico diferencial con la condición psiquiátrica: TDPM (trastorno disfórico premenstrual.).

El tratamiento medicamentoso incluye el manejo específico de cada síntoma y debe ser individualizado. La mayoría de los tratamientos medicamentosos propuestos no se muestran más eficaces que los tratamientos con placebo (progesterona, espirolactona, óleo de prímula y vitaminas B6 y E, ingestión de calcio y magnesio). La fluoxetina, fue la única medicación que demostró eficacia, sin embargo la FDA sólo lo ha aprobado para tratarse la TDPM (la forma más grave de SPM, con prevalencia de los síntomas de rabia, irritabilidad y tensión).

En Europa no se ha aprobado ésta droga ni siquiera para tratar la TDPM.

Medidas preventivas son igualmente importantes e incluyen:

  • Orientación: explicar que la SPM no es grave y que los síntomas pueden variar en cada ciclo,
  • modificaciones alimentares con disminución de gordura, sal, azúcar y cafeína (café, té, bebidas a base de colas),
  • fraccionamiento de las comidas,
  • dieta con buenas fuentes  de calcio (leche, yogurt descremado) y magnesio (espinaca), disminución de la ingestión de alcohol,
  • quitarse del tabaco,
  • hacer ejercicios regulares (aeróbicos: 20 minutos, 3 veces por semana),
  • manejar el estrés.

Preguntas que usted puede hacer a su médico.

¿Lo que siento en aquellos días antes del periodo menstrual son “cosas de mi cabeza”?

¿Los síntomas desagradables que surgen antes de la menstruación pueden ser considerados una enfermedad?

¿Existe tratamiento para el síndrome de tensión premenstrual?

¿Cuál el criterio para determinar la gravedad del SPM?

¿Cuándo el SPM es caracterizado como trastorno disfórico premenstrual?

¿Cuándo es necesario hacerse el seguimiento psiquiátrico para el SPM ?

¿Hacer ejercicios físicos y de relajación ayudan en el tratamiento del SPM?

¿Cuáles los alimentos más adecuados para estos días?

¿Debo usar vitaminas o suplementos alimenticios para ayudar en la mejora de los síntomas?

¿Debo suspender el uso de alcohol y cigarrillos?

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS HORMONALES

    * Anticonceptivos hormonales orales (píldoras)

Es el método más difundido y empleado en el mundo. Las píldoras se consideran un método reversible mucho eficaz y el más efectivo de los métodos reversibles entre las medidas medicamentosas. Los anticonceptivos orales se pueden combinar (estrógeno+progestágenos), o constituidos sólo de progestágenos (minipíldora).

    * Anticonceptivos orales combinados: son comprimidos que contienen  estrógeno y progestogénio asociados.

Todos los comprimidos contienen el mismo dosaje. Las píldoras combinadas se dividen básicamente según la dosis de etinilestradiol:

  • 0,02 mg de etinilestradiol
  • 20 μg             } bajo dosaje
  • 0.03 mg de etinilestradiol
  • 30 μg
  • 0,05 mg de etinilestradiol}  alto dosaje
  • 50 μg

El progestágeno de las píldoras puede variar entre el levonorgestrel, gestodene, desogestrel o acetato de ciproterona

Algunos progestágenos pueden llevar algunas pacientes a efectos semejantes a los de las hormonas masculinas (acne, seborrea).

De hecho, los anticonceptivos combinados son semejantes entre sí.

Su médico le ayudará a elegir el anticonceptivo ideal para usted.

    * Anticonceptivos orales trifásicos

Son las píldoras que contienen estrógenos y progestágenos asociados, pero en dosis que varían según el dosaje de los comprimidos (comprimidos de colores diferentes). Ésta variación tiene por objeto imitar las variaciones hormonales del ciclo normal.

Contiene etinilestradiol (estrógeno) y levonorgestrel (progestágeno) en su composición.

Mecanismo de acción de los anticonceptivos orales combinados y trifásicos.

Las píldoras inhiben la ovulación y esto es su principal mecanismo de acción. Además de ser anovulatorias, las píldoras promueven la alteración del muco cervical, de la motilidad tubaria y del endometrio.

Como utilizar los anticonceptivos

Los anticonceptivos combinados se deben iniciar en el primer o segundo día del ciclo menstrual y tomar a diario, preferentemente la misma hora, durante los 21 días. Cuando se haya terminado el paquete, se hace un intervalo de semana, justo cuando por lo común ocurre la menstruación.

SI NO OCURRE LA MENSTRUACIÓN, AVÍSELO A SU MÉDICO

En el 5º día del ciclo, o una semana después de la ingestión de la última pastilla del paquete anterior se debe iniciar  un nuevo paquete, independientemente de si se terminó o no la menstruación.

En caso de olvido de la toma de la píldora, se debe tomarla tan pronto como se acuerde. Si percibe que se olvidó de tomarla, tómela junto con la próxima (la del día anterior y la del día) y, preferentemente, deberá asociar con otro método anticonceptivo hasta la próxima menstruación.

No se puede olvidar que cuando la mujer presenta vómitos o diarrea, la eficacia del anticonceptivo disminuye. Si la paciente usa otras medicinas, principalmente aquellas que se metabolizan en el hígado, la eficacia también puede disminuir.

La píldora es muy eficaz en evitar el embarazo y aun tiene otros efectos benéficos: disminuye  la incidencia de enfermedades benignas de la mama, de los quistes ováricos funcionales, protege de la enfermedad inflamatoria pélvica, disminuye el riesgo de anemia por sangrado menstrual, es eficaz en el tratamiento de la dismenorrea (menstruación dolorosa). Protege de la osteoporosis, evita el embarazo ectópico (fuera del útero), disminuye el riesgo de carcinoma endometrial y ovárico, además de regularizar el ciclo menstrual.

No se recomienda la pausa en el uso de la píldora, si bien muchas mujeres creen que la pausa es necesaria. De hecho, esta actitud, además de no traer ningún beneficio, expone la mujer al riesgo de un embarazo indeseable. Sólo se debe interrumpir el uso de la píldora si  existe el deseo de embarazo, si la anticoncepción no es necesaria o por la presencia de efectos adversos mayores. No se debe suspender el uso de anticonceptivos debido al aparecimiento de efectos adversos menores, tales como nausea, vómito, mareo, o sangrados irregulares, puesto que estos síntomas desaparecen en 2 o 3 ciclos de uso.

Efectos Adversos de los anticonceptivos:

    * Manchados o sangrados en pequeña cantidad durante el uso del paquete ocurren, por lo común, en los primeros meses de uso. La paciente debe quedar tranquila en el sentido de que estos sangrados no significan que la píldora tendrá menor eficacia.
    * Amenorrea, ausencia de menstruación durante el intervalo del paquete. Puede ocurrir, sin embargo, se debe descartar la presencia de embarazo. La amenorrea puede ocurrir porque la dosis de los anticonceptivos puede haber sido insuficiente para promover el crecimiento del endometrio.
    * Aumento de peso: tal vez sea el efecto referido por las pacientes que más provoca el abandono del método. Sin embargo, los estudios con anticonceptivos de baja dosis no demostraron haber incremento significativo de peso. El médico debe reforzar la verdadera razón para las variaciones de peso: necesidad de dieta y ejercicio físico.
    * Dolor de cabeza, irritabilidad, nerviosismo, aumento del flujo vaginal, dolor e ingurgitación mamaria, acne, nauseas, vómitos.

Contraindicaciones relativas al uso de los anticonceptivos orales combinados:

    * La presencia de factores de riego para tromboembolismo
    * Histórico de ictericia severa
    * Lactancia materna
    * Depresión
    * Cefalea (dolor de cabeza)
    * Epilepsia
    * Diabetes melito
    * Hipertensión arterial

Contraindicaciones absolutas al uso de los anticonceptivos orales:

    * Tromboflebitis, enfermedad tromboembolica, enfermedad cerebral vascular, obstrucción coronaria o historial anterior de esas enfermedades.
    * Enfermedad hepática grave: siempre que haya alteración de las enzimas hepáticas se contraindican estrógenos.
    * Cáncer de mama diagnosticado o sospecho
    * Embarazo o sospecha de embarazo
    * Fumadores mayores de 35 años (discutible con los anticonceptivos orales de baja dosis)

MINIPÍLDORAS – PÍLDORAS SÓLO CON PROGESTÁGENOS

Son pastillas que contienen apenas progestágenos. Su mecanismo de acción es la alteración del moco cervical (evitando la penetración de los espermatozoides), alteración de la motilidad tubárica y la inadecuación provocada en el endometrio. Es menos eficaz que la píldora combinada. Su mayor indicación es la anticoncepción durante la lactancia, puesto que esto método, al parecer, no interfiere con la producción de leche maternal.  En esto tipo de anticonceptivo no se hace pausa. También se indica para mujeres que tienen contraindicación al estrógeno presente en la píldora combinada.

ANTICONCEPTIVO HORMONAL – INYECTABLE COMBINADO.

Ellos son de uso mensual y combinan estrógeno y progestágeno. Tienen eficacia semejante a los anticonceptivos orales combinados. Son utilizados en aquellas pacientes que no logran acordarse de tomar la píldora al diario, o tienen intolerancia gastrointestinal a las hormonas. Para algunas pacientes hay la ventaja de usarse apenas una vez al mes.

ANTICONCEPTIVO HORMONAL – INYECTABLE SÓLO DE PROGESTERONA

Lo más usado es el acetato de medroxiprogesterona, 150 mg a cada tres meses. Su efecto anticonceptivo se da por inhibición de la ovulación y atrofia endometrial. De los métodos reversibles es el más eficaz. El efecto adverso más común es el sangrado irregular y la amenorrea (ausencia de menstruación). Se contraindica para pacientes que desean quedarse embarazada a corto plazo, dado que tras el uso puede haber ausencia de ovulación por largos plazos (hasta 12 meses). También les utilizan mucho las mujeres que están dándole el pecho a sus bebés.

IMPLANTES HORMONALES – ANTICONCEPCIÓN DE LARGA DURACIÓN

El implante subdérmico de levonorgestrel – un progestágeno – SE llama NORPLANT. Es un método de contracepción hormonal que sólo contiene progestágeno. Desde 1990 esto método fue liberado para uso en Estados Unidos, sin embargo ya era usado hace más tiempo en otros países.

Norplant es un sistema que consiste de 6 cápsulas que contienen levonorgestrel. Esto progestágeno se libera lentamente de las cápsulas, y tiene duración de 5 años, desde su inserción.
Mecanismo de acción: el implante de levonorgestrel inhibe la ovulación, y actúa sobre el moco cervical, provocando atrofia del endometrio.

Indicaciones:

    * Espaciamiento de embarazos. Método indicado para pacientes que desean espaciamiento mayor de los embarazos (duración 5 años)
    * Deseo de un método altamente eficiente
    * Mujeres que se olvidan de usar el anticonceptivo oral
    * Mujeres con historial de anemia y de sangrado abundante
    * Mujeres que no desean más quedarse embarazada, sin embargo no quieren adoptar un método definitivo.
    * Pacientes con algunas enfermedades crónicas que necesitan anticoncepción eficaz.

Contraindicaciones absolutas:

    * Tromboflebitis o tromboembolismo en el momento (activo)
    * Sangrado vaginal no diagnosticado
    * Tumores benignos o malignos del hígado
    * Cáncer de mama

Contraindicaciones relativas:

Son aquellas que su médico decidirá con usted si se puede o no utilizar el método.

Ventajas:

    * Es muy eficaz. La tasa de fallo en el primer año es uno 0,2% y en el quinto año, el 1,1%
    * No se necesita acordarse de la toma diaria
    * No contiene estrógeno, así se indica para aquellas mujeres que tengan contraindicación al uso de estrógenos.

Desventajas:

    * Ocurren a menudo manchados sangrados vaginales irregulares y de poca cantidad)
    * Muchas pacientes no menstrúan en los dos primeros años de uso
    * Para la inserción se necesita anestesia local mediante un corte pequeño de cerca de 0,2 cm
    * Para retirárselo también se hace mediante un pequeño procedimiento quirúrgico
    * Los implantes son visibles y palpables.

EMBARAZO ECTÓPICO

 

Nombres alternativos : pérdida del embarazo; Embarazo abdominal; Embarazo tubárico; Embarazo cervical; aborto espontáneo; parto de feto muerto. 

¿Qué es? 

Embarazo ectópico es la gestación que ocurre fuera de la cavidad uterina.

¿Qué causa?

Las causas incluyen  todos los factores que retardan o impiden el paso de los óvulos para la cavidad uterina. Pueden ser :  

  • factores mecánicos, como las causas inflamatorias y sus consecuencias, los tumores o anormalidades de desarrollo de las trompas y las cirugías en las trompas, 
  •  factores funcionales, que actúan disminuyendo la motilidad de las trompas. Incluyen el tabaco, el propio proceso de envejecimiento y drogas hormonales, como las
  • inductoras de la ovulación y la progesterona empleada en mini-píldoras, la píldora del día siguiente y el DIU (dispositivo intrauterino), que contiene progesterona. 
     
    ¿Cómo se desarrolla? 

La gran mayoría de los embarazos ectópicos ocurre en las trompas. En la mayor parte de las veces localizase en la porción distal, principalmente en la ampolla (es la sección más ancha y gruesa de la trompa).

El embarazo ectópico generalmente sufre interrupción (rotura) entre las 6 a 12 semanas, dependiendo de la región donde está implantado, siendo tanto más precoz cuanto menor el calibre de la luz de la trompa del segmento en lo cual esté implantada.  

¿Cómo se diagnostica? 

El embarazo puede representar una emergencia quirúrgica, por lo tanto su diagnóstico precoz es esencial. En el embarazo ectópico no interrumpido, la paciente puede no tener síntomas o tener síntomas  mínimos. Algunos exámenes se pueden realizar para diferenciar el embarazo ectópico de otras condiciones, como amenaza de aborto, embarazo normal, infección de las trompas, apendicitis, torsión de quiste de ovario. Los exámenes comúnmente solicitados son pruebas para confirmar embarazo, conteo de leucocitos y hematocrito, para determinar la pérdida de sangre y presencia de infección y la ecografía pélvica transvaginal.

Pueden ser necesarios otros exámenes como  la punción del fondo de saco vaginal (culdocentesis) con aguja gruesa para determinarse la presencia de sangre dentro de la cavidad abdominal y la realización de una laparoscopia diagnóstica. 

¿Qué se siente? 

Las señales y síntomas clásicos son:  

  • Histórico de atraso menstrual seguido por hemorragia vaginal anormal
  • Dolor pélvico o abdominal de intensidad variable
  • Presencia de masa palpable dolorosa en la región de anexos (trompas y ovarios.)  

Cuando ocurre el embarazo ectópico, hay una hemorragia importante para dentro de la cavidad abdominal, con ocurrencia de dolor abdominal de intensidad variable, de mareos, dolor en el cuello, hombros y desmayo. 

¿Cómo se trata? 

El tratamiento puede ser expectante en aquellos casos donde el embarazo ectópico se ubica en la trompa y todavía no rompió, mide menos de 4 centímetros, no se constata la presencia de latidos cardíacos fetales y los niveles hormonales están disminuyendo.

El tratamiento quirúrgico, que en algunos casos pude ser conservador, preserva la trompa y generalmente es realizado por laparoscopia, siendo la laparotomía  una medida muchas veces salvadora en una paciente con comprometimiento hemodinámico (porque ya hubo sangrado importante para dentro de la cavidad abdominal – hemorragia oculta)  

¿Cómo se previene?  

La prevención de la gestación ectópica incluye fundamentalmente el tratamiento de las enfermedades sexualmente transmisibles, el uso de métodos anticonceptivos  adecuados y la práctica del sexo seguro.