MICOSIS SUPERFICIALES

MICOSIS SUPERFICIALESNombre alternativo: tiñas

¿Qué es?

Micosis superficiales son enfermedades provocadas por hongos, los cuales son limitados a la piel, pelos, uñas y mucosas.

¿Cómo se desarrolla?

Los organismos causantes pueden ser origen humano, animal o del suelo. Los hongos contaminantes patogénicos son comunes en nuestro medio ambiente, aunque la incidencia sea pequeña, debido a la resistencia del huésped. Comúnmente, las infecciones fúngicas son, hasta cierto punto, contagiosas.

¿Qué siente uno?

Por lo general, las lesiones producen comezón. Según su ubicación, se puede clasificarlas las tiñas en:

  • Tiña de cuero cabelludo (capitis): muy frecuente en niños preescolares y escolares. Se presenta como una placa de cabellos destrizados, con descamación hacia el centro o con reacción inflamatoria. Si presenta muchos abscesos o pus, lleva al cuadro denominado de Kerion celsii, pudiendo incluso dejar cicatriz.
  • Tiña de la barba (barbae): Ocurre en el área de la barba. Puede presentar aspecto inflamatorio, semejante a la infección o presentar una lesión con bordes bien delimitados, con micro vesículas y un centro descamativo, con crecimiento por los bordes, como es típico de todas las lesiones por tiñas.
  • Tiña de cuerpo (corporis): Puede ocurrir en cualquier área del cuerpo, por lo general con aspecto bien característico y crecimiento por los bordes, con micro vesículas, rojiza.
  • Tiña de mano (manuum): Puede se presentar como una descamación difusa o con pequeñas ampollas semejantes a dishidrosis.
  • Tiña de pie (pedis): Nombre popular: Hongos en los pies o Pie de atleta – es la micosis más común. Puede manifestarse entre los dedos de los pies con fisuras o en la planta de los pies, también con aspecto descamativo o con ampollas semejantes a la dishidrosis.
  • Tiña Inguino-crural (cruris): tiña que se ubica entre los muslos, pudiendo propagarse hacia la área genital. Es más común en hombres y durante el verano (debido al aumento de la temperatura local y humedad).
  • Tiña de la uña: vea a nuestro artículo relacionado: ONICOMICOSIS
  • Ptiriasis versicolor o’ Micosis de la playa’ o tiña de la piel manchada : es causada por el hongo malassezia furfur, que hace parte de la constitución normal de la piel. Debido a algunos factores desencadenantes locales, tales como la sudoración excesiva, piel muy seborreica o predisposición genética, lesiones se desarrollan en el cuello, tronco superior y cara. Se trata, por lo general, de lesiones circulares, descamativas, pudiendo ser más claras que la piel normal (más común) o incluso rojizas o acastañadas. En algunos casos hay una clara predilección por los pelos, así que es común encontrar lesiones en el cuero cabelludo, axilas y regiones púbicas. Cuanto mayor sea el área afectada, mayor la dificultad de tratamiento y probabilidad de recaída. Es muy frecuente en nuestro medio que los adultos jóvenes sean afectados (mayor oleosidad de la piel) en ambos sexos. Éste hongo es encontrado en la piel sin manifestaciones clínicas de infección, como se mencionó anteriormente. El paciente acude al médico por el aspecto antiestético de las lesiones.
  • Candidiasis: la principal especie patogénica es la Candida albicans, causando una infección aguda o crónica de la piel y mucosas (intestino, mucosa oral y vaginal). La forma saprofita pude volverse patogénica debido a algunas alteraciones, tales como: humedad local, calor, maceración de la piel, alteraciones inmunológicas (como algunas enfermedades inmunodebilitantes, uso prolongado de antibióticos y corticoides) En el niño los sitios más comunes son: mucosa bucal , pliegues de flexión (axilas, ingles, cuello y región del pañal). En las mujeres es muy frecuente la ubicación vulvovaginal, en las uñas y ángulos de la boca (perleche/boquera).

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El aspecto clínico de las lesiones es muy sugestivo para el diagnóstico. Pero para que se obtenga la confirmación laboratorial del agente causante el examen micológico directo y cultural (con raspado de material de la lesión) es indicado.

Para el uso de medicamentos por vía oral y en casos donde se pueda confundir la clínica con otras enfermedades, el examen micológico puede ser esencial para el diagnóstico y control de la cura.

¿Cómo se trata?

En la mayoría de las lesiones localizadas, el tratamiento tópico (en el sitio) es suficiente para la cura.

En las lesiones más extensas o reincidentes, muchas veces es necesario um tratamiento por antifúngicos por vía oral para um enfoque terapéutico mejor, pero siempre com control clínico y laboratorial.

¿Cómo se previene?

Como por lo general, en um grado son infecciones contagiosas, se debe evitar el contacto com las lesiones. Hay una predisposición individual para la manifestación del cuadro, pero se bebe controlar los factores desencadenantes tales como humedad local, enfermedades como el diabetes (inmunodebilitantes).

HERPES ZOSTER

 

Nombre alternativo: zoster; culebrilla

¿Qué es?

Es una enfermedad resultante de la reactivación del virus de la varicela (virus varicela –zoster)que está en estado latente, lo cual afecta adultos o pacientes con la  inmunidad comprometida. 

¿Cómo se desarrolla o se adquiere?

Causas distintas pueden ocasionar una reactivación del virus, causando la eclosión

del herpes zoster.

No existen evidencias de que una persona pueda desarrollar herpes zoster como resultado del contacto del contacto con un paciente con varicela o herpes zoster. Pero el contacto directo con las lesiones cutáneas puede resultar en la transmisión de varicela a una persona propensa.

En general, no existe la recurrencia del cuadro de herpes zoster, apenas 5 % de los pacientes tienen la recurrencia, habitualmente en la misma región. Cualquier persona que ha tenido varicela está propensa a tener herpes zoster. En general, son adultos con más de 50 años y la incidencia aumenta con el avanzo de la edad. También, como dicho anteriormente, es más común en personas con enfermedades que alteran su inmunidad.

¿Qué se siente?

Antecediendo las lesiones de piel, los pacientes refieren muchas veces malestar. Dolor de cabeza, fiebre, dolores neurálgicas (en los nervios), pérdida de la sensibilidad, ardor y picazón local. La lesión típica es una vesícula (pequeña ampolla) sobre una base rojiza en la piel, en general en grupos que se funden. Surgen de modo gradual, llevando 2 a 4 días para se desarrollar. Cuando no ocurre infección secundaria por bacterias, las vesículas secan, formando costras, y el cuadro evoluciona para la cura en dos a cuatro semanas. Las regiones más comprometidas son la torácica, la cervical (cuello), trigémino (rostro) y lumbar – sacra.

En pacientes con inmunidad alterada, pueden surgir en lugares atípicos y diseminarse
La erupción es unilateral, raramente sobrepasando la línea media, siguiendo el trayecto de un nervio.
El dolor es muy intenso, no es rara durante la erupción de la piel, aunque generalmente disminuya en los pacientes con menos de 50 años, y a medida que la enfermedad mejora.
En pacientes con más de 50 años, el dolor puede persistir después de curadas las lesiones de la piel- es la llamada neuralgia posherpética.

La neuralgia puede ser una secuela a largo plazo, ocurriendo en el 10 al 15 % de los pacientes, aumentando con la edad.  En la mayoría de las veces se cura espontáneamente dentro de los primeros 12 meses, pero puede persistir por años. El dolor es con frecuencia intenso y debilitante.

Puede se manifestar con combinaciones de prurito, ardor con pérdida de sensibilidad local y dolores intensos súbitos y agudos. Un leve toque en el local puede inducir a una molestia acentuada.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El aspecto de las lesiones es típico, en general, para el diagnóstico de herpes zoster.

Existe una prueba de recogida del material de la base de la vesícula (ampolla pequeña) que es inespecífico, se tratando de los mismos encontrados para varicela, herpes simples y zoster. 

¿Cómo se trata?

Las medidas sintomáticas ayudan y son muy eficientes, principalmente en el alivio del dolor.

La terapia antiviral, en infecciones no complicadas, acelera la cicatrización, reduciendo el número de días de evolución de lesiones nuevas, y aliviando el dolor del zoster. La terapia antiviral es útil si se inicia dentro da las primeras 72 horas, después del inicio de las lesiones de la piel, y puede ser de mucha importancia en los pacientes con más de 50 años o inmunocomprometidos.

¿Cómo se previene?

Un estudio amplio y reciente ha demostrado la utilidad de la vacuna contra Varicela en  reducir las complicaciones del herpes zoster, además de la incidencia de neuralgia posherpética, principalmente en personas de edad avanzada (mayores de 60 años.).  La vacuna contra la varicela se recomienda, típicamente,  en la infancia. Esta vacuna  también se puede indicar para adultos que nunca han  contraído varicela. 

VERRUGA

 

¿Lo qué es?

Es un tumor benigno causado por un  Papilomavirus humano (PVH), lo cual también puede causar  tumores malignos en el cuello del útero o en el pene, según el serotipo. Son benignos los de serotipo 1, 2, 3 y 4. La denominación de las verrugas está relacionada con el lugar donde se desarrollan o de su aspecto.

Así que tenemos:

  • verruga plantar: en las plantas de los pies
  • palmar: en las palmas de las manos
  • anogenital o condiloma acuminado: cerca del perineo,
  • periungueales: al rededor de las uñas
  • subungueales:  debajo de las uñas
  • vulgar: las de aspecto más característico (coliflor)
  • plana,
  • filiforme.

 
¿Cómo se adquiere?

Las verrugas son de causa infecciosa, se transmiten por contacto con el virus causador, cuyo contacto puede variar desde un apretar de manos hasta una relación sexual o el frotar una lesión establecida que propicia la autoinoculación; la transmisión también es posible a través de objetos.

 ¿Cómo evoluciona?

 Mínimas lesiones de la piel permiten al virus penetrar en las células, obligándolas a producir una proteína que interfiere en las funciones reguladoras de la reproducción celular, con esto la reproducción se hace anormalmente acelerada. La supresión de esta regulación es temporaria, lo que explica la permanencia autolimitada de las verrugas y su desaparición después de un determinado tiempo.  

¿Qué uno siente?

Las verrugas son nódulos (proliferación celular) duros, benignos, de color cenicienta, que en general no causan síntomas. En determinadas situaciones (debido a su localización) puede haber dolor o sangrado.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

 En principio el examen clínico es suficiente si toma en cuenta el aspecto y la localización de la lesión.

¿Cómo se previene?

 Se previene evitando el contacto con el virus. La prevención es difícil de ejecutar, siendo infrecuente el adulto que ya no tenga presentado algún tipo de verruga.

 

PSIORIASIS

 

¿Qué es?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel, benigna, crónica, relacionada a trasmisión genética y que necesita de factores desencadenantes para su surgimiento o empeora (principalmente en invierno.) Afecta 1 a 2% de la población mundial. Acomete de manera igual hombres y mujeres, sin embargo el inicio es más precoz en las mujeres. Existen dos picos de edad de prevalencia: antes de los 30 años y después de los 50. Y en 15% de los casos surge antes de los 10 años de edad.

¿Cómo se desarrolla?

Es una enfermedad no contagiosa, multigénica (muchos genes implicados), y en parte dependiente de factores externos. Puede surgir bajo diferentes formas clínicas y diferentes grados de la enfermedad. Se describe 30 % de  incidencia familiar. El desencadenamiento puede ocurrir en cualquier edad, motivado por influencia del medio, de algunos medicamentos o estrés. En personas con histórico familiar, el inicio parece más precoz.

¿Lo que se siente?

Las lesiones son muy típicas, con periodos de exacerbaciones y remisiones, localizadas principalmente en las superficies de extensión como rodillas y codos, cuero cabelludo, palmas de las manos, plantas de los pies (áreas de mayor traumatismo.) Los cuadros de psoriasis reciben su denominación conforme su localización y aspecto.

Psoriasis Vulgar:

Placas de tamaños variados, bien delimitadas, enrojecidas, con escamas secas y adherentes plateadas o cenicientas en los lugares más comunes (cuero cabelludo, codos, rodillas, por ejemplo.)

Psoriasis invertida:

Lesiones más húmedas, localizadas en áreas de piel superpuesta (abajo de las mamas, área genital, entre las nalgas.)

Psoriasis en gotas (gutata):

Lesiones en forma de gotas, asociadas a procesos infecciosos, las lesiones suelen ser pequeñas, localizadas en el tronco y porción proximal de los brazos y muslos  (más cerca de los hombros y caderas) ahorrando a las manos y pies. Son numerosas y suelen aparecer repentinamente en niños y adultos jóvenes.

Psoriasis Eritrodérmica:

Lesiones generalizadas (75% o más de la área corporal.)

Psoriasis Ungueal

Puede ser comprometimiento aislado en la psoriasis, acometiendo más uñas de las manos que de los pies. Son características de la enfermedad, pero no específicas. Pueden ser más frecuentemente depresiones (hoyuelos) o manchas amarillentas color de óleo, pero existen otras alteraciones menos comunes en las uñas.

Psoriasis Artropática (artritis psoriásica):

Cerca de 80% de los casos puede haber el comprometimiento articular. En la artropatia periférica manifestaciones frecuentes son: inicio agudo o subagudo, con comprometimiento asimétrico de varias articulaciones en las puntas de los dedos de las manos y de los pies y ocasionalmente, asociación con alguna articulación grande como rodilla o codo. Cuando el cuadro articular es prolongado y más grave, aparecen deformidades que adquieren la “forma de salchicha”.En la artropatia central, la columna lumbar superior y torácica inferior son las más acometidas. En la artropatía psoriásica juvenil (menores de 16 años), las meninas son más acometidas y el inicio del cuadro de artritis puede preceder el cuadro cutáneo.

 Psoriasis Pustulosa:

Aparecimiento y lesiones con pus (pero estables).  Hay una forma localizada en manos y pies y una generalizada

Psoriasis Palmo – Plantar:

Puede haber envolvimiento de las palmas de las manos y plantas de los pies en el 12% de los casos. Las lesiones típicas pueden presentar fisuras (grietas), y son de difícil manejo.

¿Cómo el médico diagnostica?

El diagnóstico, en general es fácil, se basa en el histórico clínico y en el encuentro de las lesiones típicas con datos característicos en el rascado de las lesiones al examen por el médico. En casos más graves o formas no usuales se puede hacer la biopsia de la piel(examen de piel con diagnóstico característico o indicativo.)

Algunas pruebas de laboratorio pueden colaborar en la pesquisa de desencadenantes de la enfermedad ( como diabetes y infección estreptocócica.)

¿Cómo se trata?

Es importante fornecer orientaciones generales en cuanto a la enfermedad, individualizando el tratamiento conforme las características de cada paciente. Acordarse de lo aspecto no contagioso de la enfermedad, de los factores desencadenantes, tales como estrés, frío, exposición excesiva al sol, algunas enfermedades (diabetes no controlado surtos infecciosos), y uso de algunos medicamentos.

Casos leves a moderados (75 a 80% de los casos) pueden ser controlados con medicación de uso local en la piel, debiendo siempre ser indicados y controlados por el médico.

Los más severos y extensos requieren un enfoque más controlad y agresivo con medicaciones de uso oral en esquema rotatorio, con el objetivo de producir el mínimo de efectos colaterales de cada medicación y una tolerabilidad mayor del paciente con el esquema propuesto.

La exposición moderada al sol y la hidratación continua de la piel son importantes para la mayoría de los pacientes.

¿Cómo se previene?

Es muy importante esclarecer al paciente sobre su enfermedad: su evolución, desencadenantes, tratamientos disponibles y implicación emocional. No se tiene sin embargo como prevenir la psoriasis. Cada día se estudia más la enfermedad, ya con muchos avances en el tratamiento, pero es un desafío mantener el paciente sin lesiones con seguridad por mucho tiempo.

 

 

MICOSIS SUPERFICIALES

 

Nombre alternativo: tiñas
 
¿Qué es?
 
Micosis superficiales son enfermedades provocadas por hongos, los cuales son limitados a la piel, pelos, uñas y mucosas.
 
¿Cómo se desarrolla?
 
Los organismos causantes pueden ser origen humano, animal o del suelo. Los hongos contaminantes patogénicos son comunes en nuestro medio ambiente, aunque la incidencia sea pequeña, debido a la resistencia del huésped. Comúnmente, las infecciones fúngicas son, hasta cierto punto, contagiosas.
 
¿Qué siente uno?
 
Por lo general, las lesiones producen  comezón. Según su ubicación, se puede clasificarlas las tiñas en:
 
• Tiña de cuero cabelludo (capitis): muy frecuente en niños preescolares y escolares. Se presenta como una placa de cabellos destrizados, con descamación hacia el centro o con reacción inflamatoria. Si presenta muchos abscesos o pus, lleva al cuadro denominado de Kerion celsii, pudiendo incluso dejar cicatriz.
• Tiña de la barba (barbae): Ocurre en el área de la barba. Puede presentar aspecto inflamatorio, semejante a la infección o presentar una lesión con bordes bien delimitados, con micro vesículas y un centro descamativo, con crecimiento por los bordes, como es típico de todas las lesiones por tiñas.
• Tiña de cuerpo (corporis): Puede ocurrir en cualquier área del cuerpo, por lo general con aspecto bien característico y crecimiento por los bordes, con micro vesículas, rojiza.
• Tiña de mano (manuum): Puede se presentar como una descamación difusa o con pequeñas ampollas semejantes a dishidrosis.
• Tiña de pie (pedis): Nombre popular: Hongos en los pies o Pie de atleta – es la micosis más común. Puede manifestarse  entre los dedos de los pies con fisuras o en la planta de los pies, también con aspecto descamativo o con ampollas semejantes a la dishidrosis.
• Tiña Inguino-crural (cruris): tiña que se ubica entre los muslos, pudiendo propagarse hacia la área genital. Es más común en hombres y durante el  verano (debido al aumento de la temperatura local y humedad).
• Tiña de la uña:  vea a nuestro artículo relacionado: ONICOMICOSIS
• Ptiriasis versicolor o’ Micosis de la playa’ o tiña de la piel manchada : es causada por el hongo malassezia furfur, que hace parte de la constitución normal de la piel. Debido a algunos factores desencadenantes locales, tales como la sudoración excesiva, piel muy seborreica o predisposición genética, lesiones se desarrollan en el cuello, tronco superior y cara. Se trata, por lo general, de lesiones circulares, descamativas, pudiendo ser más claras que la piel normal (más común) o incluso rojizas o acastañadas. En algunos casos hay una clara predilección por los pelos, así que es común encontrar lesiones en el cuero cabelludo, axilas y regiones púbicas. Cuanto mayor sea el área afectada, mayor la dificultad de tratamiento y probabilidad de recaída. Es muy frecuente en nuestro medio que los adultos jóvenes sean afectados (mayor oleosidad de la piel) en ambos sexos. Éste hongo es encontrado en la piel sin manifestaciones clínicas  de infección, como se mencionó anteriormente. El paciente acude al médico por el aspecto antiestético de las lesiones.
• Candidiasis: la principal especie patogénica  es la Candida albicans, causando una infección aguda o crónica de la piel y mucosas (intestino, mucosa oral y vaginal). La forma saprofita pude volverse patogénica debido a algunas alteraciones, tales como: humedad local, calor, maceración de la piel, alteraciones inmunológicas (como algunas enfermedades inmunodebilitantes, uso prolongado de antibióticos y corticoides) En el niño los sitios más comunes son: mucosa bucal , pliegues de flexión (axilas, ingles, cuello y región del pañal). En las mujeres es muy frecuente la ubicación vulvovaginal, en las uñas y ángulos de la boca (perleche/boquera).

 
¿Cómo se hace el diagnóstico?
 
El aspecto clínico de las lesiones es muy sugestivo para el diagnóstico. Pero para que se obtenga la confirmación laboratorial del agente causante el examen micológico directo y cultural (con raspado de material de la lesión) es indicado.
 
Para el uso de medicamentos por vía oral y en casos donde se pueda confundir la clínica con otras enfermedades, el examen micológico puede ser esencial para el diagnóstico y control de la cura.
 
¿Cómo se trata?
 
En la mayoría de las lesiones localizadas, el tratamiento tópico (en el sitio) es suficiente para la cura.
 
En las lesiones más extensas o reincidentes, muchas veces es necesario um tratamiento por antifúngicos por vía oral para um enfoque terapéutico mejor, pero siempre com control clínico y laboratorial.
 
¿Cómo se previene?
 
Como por lo general, en um grado son infecciones contagiosas, se debe evitar el contacto com las lesiones. Hay una predisposición individual para la manifestación del cuadro, pero se bebe controlar los factores desencadenantes tales como humedad local, enfermedades como el diabetes (inmunodebilitantes).