¿Lo qué es?

Es un dolor súbito en el escroto (saco, saco escrotal) acompañada de aumento de volumen de saco.
Puede estar acompañada de señales locales, como “hinchazón”, aumento de temperatura y “enrojecimiento”. Síntomas generales como nauseas, vómitos y dolor abdominal pueden acompañar
el cuadro. Generalmente, chicos y adolescentes son más afectados. Es una emergencia quirúrgica.

¿Cómo se desenvuelve?

El testículo está dentro del saco escrotal envuelto por diversas camadas y suspenso por el canal deferente y por sus arterias y venas. Es prácticamente un órgano “ suspenso” dentro del escroto.
Además, debido a líquidos internos que sirven como lubrificantes, tiene alguna motilidad en torno de sus ejes. La torsión ocurre cuando el testículo excede el movimiento en torno de su eje longitudinal. Sus estructuras de sustentación son comprometidas y el flujo de sangre para el testículo queda disminuido. Una secuencia de acontecimientos ocurre resultando en el aumento dolorido del testículo debido a la disminución del flujo arterial y congestión de la sangre venosa.

¿Lo qué se siente?

Los síntomas varían conforme la edad del paciente. En los recién nacidos hay aumento súbito del volumen del saco escrotal del lado comprometido, endurecimiento del testículo y poco dolor. En los adolescentes, el cuadro clínico empieza con dolor abdominal o inguinal para después localizarse en el testículo. En el adulto joven, el dolor testicular inicia  los síntomas.

¿Cómo el médico hace el diagnóstico?

Generalmente, el inicio abrupto del dolor juntamente con el aumento de volumen en el testículo en un paciente de poca edad hace pensar en la torsión de testículo. Otras causas deben ser pensadas, como la torsión de apéndice testicular, epididimitis, edema escrotal agudo, orquitis, hernia encarcelada, tumor de testículo.
La presencia de síntomas urinarios, con micción frecuente, ardor en la micción, asociados al dolor testicular hace pensar en procesos inflamatorios o infecciosos del tracto urinario con consecuente  orquiepididimitis. Algunos pacientes refieren actividad física o sexual precediendo el inicio del cuadro. Otros pacientes relatan que todo tuvo inicio durante el sueño, talvez debido a la posición de las piernas en relación a el testículo. Algunos individuos relatan haber sufrido los mismos síntomas que, sin embargo, se han resuelto de manera espontánea.

¿Cómo se trata?

Una vez diagnosticado, el tratamiento es quirúrgico y de emergencia. El lado comprometido debe ser explorado a través de una incisión en el escroto y ser ejecutada la distorsión del testículo con fijación a través de puntos (sutura) en la pared del escroto. En algunos casos, cuando el paciente no busca auxilio médico inmediatamente, o cuando el diagnóstico no es rápido, el testículo  sufre alteraciones irreversibles, obligando a su extirpación. Con los  medios diagnósticos modernos esta situación es poco frecuente.

Preguntas que usted puede hacer a su médico

¿Lo qué causa torsión en el testículo?

¿Es urgente?

¿Puedo tratar sólo con remedios?

¿Esto puede causar una infección?

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →