FIMOSIS

¿Que es?

El pene es compuesto por la raíz, el cuerpo y el bálano. El cuerpo del pene es la parte colgante del órgano y que tiene en su extremidad el bálano popularmente llamado “cabeza”.

El cuerpo del pene contiene los dos cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso que envuelve la uretra. Los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso son de tejido eréctil.

En la extremidad del pene, el cuerpo esponjoso se dilata, formando el bálano en el cual se encuentran la extremidad final de la uretra y el meato uretral (orificio uretral.)

La piel envuelve el pene, y cuando se acerca al bálano se destaca y avanza sobre el bálano, constituyendo el prepucio. El prepucio es retráctil, es decir, expone el bálano cuando está estirado. La incapacidad de exponer el bálano cuando el prepucio se tira para atrás se llama fimosis.

La fimosis es fisiológica (normal) en los recién nacidos debido a la adherencia natural entre el prepucio y el bálano. Con el crecimiento del pene ocurre la separación natural del prepucio del bálano.

Este proceso es ayudado por las erecciones que ocurren de vez en cuando en niños más viejos. En la edad de 3 años, 90% de los prepucios se puede contraer, y menos de 1% de los hombres tienen fimosis a los diecisiete años.

¿Cómo se trata?

La separación del bálano del prepucio debe ocurrir naturalmente.

Las tentativas en forzar el prepucio en esta separación pueden ocasionar pequeñas lesiones locales de menor grado con formación de tejido cicatricial. Esto quita la elasticidad del prepucio, tornando peor la fimosis o la formación de la fimosis secundaria.

En niños mayores (4-5 años) en quién la fimosis puede estar causando problemas de higiene, resultando en balanopostitis (inflamación del bálano y del prepucio), puede ser aplicada crema con corticoides para facilitar la tracción del prepucio.

En los casos resistentes a la crema, se indica tratamiento quirúrgico.

En muchos casos el prepucio termina apretado en la glande, interfiriendo con el jato de la orina. Una especie de “globo” se forma en la extremidad del pene, originada por el prepucio dilatado por la orina. La obstrucción formada puede conducir a la infección local así como a la infección urinaria. Cirugía – circuncisión – debe ser considerada en estos casos.

Circuncisión

La circuncisión, también llamada postectomía, es el retiro del prepucio que rodea el glande, dejándolo expuesto. Es un procedimiento rutinario para algunas religiones ( judíos y musulmanes.)

La indicación de la circuncisión en recién nacidos con objetivo de prevención de

cáncer, de enfermedades sexualmente transmitidas, de infección urinaria y de balanopostitis es un tema polémico.

En caso de cáncer peniano, fue encontrado solamente 2% de hombres con carcinoma peniano que habían sido circuncisos en el nacimiento.

Sin embargo, se sabe hoy que la presencia del prepucio no es el origen de la neoplasia, y sí los hábitos de higiene genital de los individuos.

En 1989, la Academia Americana de Pediatría concluyó en lo siguiente

“… La circuncisión en recién nacidos plantea potenciales beneficios médicos con ventajas, pero también con desventajas y riesgos.”

Estas conclusiones se han corroborado recientemente. Además, cada caso debe ser individualizado, y una discusión con los padres debe ser efectuada.

La circuncisión presenta una media de 1.5 a 5% de complicaciones por ejemplo:
 

hemorragia
infección
estrechez del meato uretral
retiro excesivo o escaso del prepucio
asimetría del prepucio

Lesiones penianas severas por electro cauterio, también se han relatado.

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →