¿Qué es?
Varices, o venas varicosas, son venas dilatadas, con el volumen aumentado, volviéndose tortuosas y alongadas con el pasar del tiempo.
Micro varices, o telangiectasias, son varices intradérmicas, superficiales y, por ello, adquieren un tono más rojizo o morado.
Son más comunes en mujeres que en los hombres.
¿Cómo evoluciona?
Las arterias llevan la sangre del corazón hacia las extremidades, y las venas tienen la función de llevar la sangre de vuelta hacia el corazón, pulsando, principalmente por la bomba muscular de las pantorrillas. Dentro de las venas existen pequeñas válvulas  que impiden la vuelta venosa hacia las extremidades. Cuando las válvulas no cierran adecuadamente, esa vuelta ocurre, lo que se denomina reflujo. Cuando ocurre el reflujo, aumenta la cantidad de la sangre dentro de las venas, haciendo que se queden dilatadas.
Uno de los principales factores para el desarrollo de las varices es el hereditario o familiar. El factor genético ocasiona una disminución  de la resistencia de las paredes de las venas y una insuficiencia valvular.
Otro factor importante es el hormonal. Durantes los embarazos, hay una liberación de las hormonas, lo que puede causar disminución de la tonicidad de la pared venosa. Al final de la gestación, la compresión del útero sobre las venas del abdomen también puede desencadenar varices.  Existen estudios comprobando la relación entre el número de gestaciones y el surgimiento de varices. El uso prolongado de anticonceptivos y otros tratamientos hormonales también son factores agravantes.
La obesidad y el tipo de trabajo (personas que trabajan de pie muchas horas) favorecen el desarrollo de varices.

¿Qué siente uno?
Dolor, cansancio, sensación de peso en las pernas son los síntomas más frecuentes, pero también pueden ocurrir ardor, edema, (hinchazón), calambres, entorpecimiento. Quedan más marcados al final del día, en la temperatura elevada.
¿Cómo se hace el diagnóstico?
El diagnóstico se hace, básicamente, por medio del examen físico.
La técnica utilizada para la evaluación del reflujo venoso, y como auxiliar del tratamiento quirúrgico, es el Eco-doppler venoso (ecografía que evalúa el flujo venoso superficial y profundo).
¿Cómo se trata?
El tratamiento de las varices puede ser conservador, en algunos casos, y consiste en el uso de medias elásticas y la utilización de medicamentos que mejoran el flujo venoso. Sin embargo, la cirugía de varices es, sin duda, siempre el tratamiento de elección para evitarse las complicaciones propias de la evolución de la enfermedad, tales como edema (hinchazón), dermatitis, pigmentaciones y endurecimiento de la piel, úlceras varicosas y tromboflebitis (inflamación de la pared de la vena con producción de coágulo).
El tratamiento más utilizado para las micro varices, o telangiectasias, es la escleroterapia, a través de inyecciones de medicamentos.
Otra opción es el empleo de láser. No obstante, el método tiene limitaciones por ser costoso, debido al elevado costo de los aparatos, y porque puede causar manchas hipocrómicas (blancas) en la piel.
¿Cómo se previene?
Practicar ejercicios físicos, siempre evitando el uso peso demasiado en las piernas durante la práctica.
Usar medias elásticas, principalmente durante la gestación, o en actividades en que se permanezca muchas horas de pie, además de mantener un peso corporal adecuado.

Bookmark and Share
Share →