ENFISEMA PULMONAR

¿Qué es?

Es una enfermedad crónica, en la cual los tejidos de los pulmones son gradualmente destruidos, tornándose como inflados (muy distendidos.)

Esta destrucción ocurre en los alvéolos, donde acontecen los cambios gaseosos del oxígeno por el dióxido de carbono. Como resultado, la persona pasa a sentir falta de aliento para realizar tareas o ejercitarse.

¿Cómo se desarrolla?

La molestia inicia con la destrucción de los diminutos sacos de aire (alvéolos) que componen los pulmones. En las áreas destruidas no ocurren los cambios gaseosos de manera satisfactoria, causando una disminución de la cantidad de oxígeno circulante en la sangre y, entonces, surge la falta de aire. Los pulmones pierden la elasticidad, tornando más difícil la salida del aire después de cada inspiración. Casi la totalidad de los casos son causados por el tabaquismo. Pocos casos debidos a la deficiencia de alfa–1-antitripsina, que es una enzima producida por los pulmones.

Cerca de 10 a 15 % de los fumantes más susceptibles al efecto nocivo al tabaco son los que desenvuelven la molestia. A medida que van fumando, va empeorando su capacidad pulmonar. Los fumantes, en la mayoría de las veces, pasan a sentir las alteraciones causadas por la enfermedad, solamente, después de muchos años.

¿Qué se siente?

La principal característica de la enfermedad es la falta de aliento.

En la mayoría de las veces, son tabaquistas de largo plazo, que, alrededor de los 65 años de edad, pasan a sentir falta de aire para hacer pequeños esfuerzos. La falta de aire, en el inicio, es notada, solo, en los grandes y medios esfuerzos (subir escaleras o caminar son ejemplos.) Manteniendose el hábito de fumar, podrán llegar a una fase más adelantada de la enfermedad, en que surge falta de aire con tareas simples como bañarse, vestirse o peinarse, por ejemplo. En este momento, muchos se tornan incapacitados para el trabajo y pasan la mayor parte del tiempo en la cama o sentados para no sentir falta de aire. La persona podrá también sentir la necesidad de dormir con almohadas muy altas por causa de la falta de aire.

La tos, y el ruido en el pecho, también pueden ocurrir, pero son más frecuentes en los fumantes, en los que predomina la bronquitis crónica y no el enfisema pulmonar.

Por lo que toca a los casos de enfisema pulmonar por deficiencia de alfa-1-antitripsina (enzima producida por el pulmón), la enfermedad se desenvuelve más temprano, mismo sin exposición al tabaco.

¿Cómo se diagnostica?

El médico diagnostica, en la mayoría de las veces, basado en la larga exposición al tabaco referida por el paciente, asociada a las quejas y a las alteraciones detectadas en el examen físico.

Puede haber auxilio de exámenes complementares, como exámenes de imagen (radiografía y tomografía computarizada del tórax), exámenes de sangre o espirometría. Esta es una prueba de función pulmonar que mide la capacidad del aire de los pulmones, dando una buena idea de su funcionamiento.

Los exámenes complementares ayudan a establecer el nivel de gravedad de la enfermedad y, por lo tanto, auxilian en la decisión del mejor tratamiento para cada caso.

Para los casos de enfisema por deficiencia de alfa-1-antitripsina, se hace necesario la determinación de esta enzima en la sangre, que estará debajo de lo normal.

¿Cómo se trata?

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas del enfermo y prevenir la progresión de la enfermedad. Algunos casos pueden presentar una mejora parcial con el uso de medicamentos. Pueden ser usados corticoides o bronco dilatadores, por vía oral o por inhalación. La inhalación es preferida por el efecto más rápido y por presentar menos efectos indeseables. En las emergencias, los medicamentos a través de inyecciones también pueden ser aplicados.

Es importante destacar que, de manera diferente del asma y de la bronquitis crónica, las personas con enfisema no acostumbran a mejorar o presentan poco beneficio con el uso de bronco dilatadores.

Sin embargo, muchos pueden ser beneficiados con la terapia de rehabilitación que enseña los enfisematosos a usar su energía de una forma más eficiente, de manera que ocurra un gasto menor de oxígeno. Así, las personas se tornan más preparadas para las actividades diarias.

La terapia con oxígeno (oxigenoterapia) también beneficia muchas personas, mejorando la expectativa en varios casos, especialmente en casos de enfermedad avanzada.

En casos seleccionados, podrán ser realizadas las cirugías reductoras de volumen pulmonar. Son removidas áreas más comprometidas de uno o ambos pulmones, con el propósito de  mejorar la mecánica respiratoria, resultando en una mejora de los síntomas y en lo cotidiano de la gente.

¿Cómo se previene?

Por hora, no hay manera  capaz de definir los individuos que serán susceptibles al desenvolvimiento de la enfermedad con la adicción al tabaco. Solo podemos, a través de la espirometría, identificar la pérdida de la función pulmonar en las personas que fuman y aconsejarlas a parar.

Además de evitar el tabaquismo, otras formas de prevenirse es reducir la exposición a la polución del aire.

Cuanto más cigarrillos por día o más años fumando, mayor el chance de desarrollar la enfermedad. La forma de prevenirse es no fumar.

La interrupción del tabaquismo también es benéfica en cualquier fase de la molestia, pues no acelera la progresión de la misma.

Preguntas que se puede hacer al médico.

¿Qué es cirugía reductora del volumen pulmonar?

¿Cuándo debe ser indicada la cirugía reductora de volumen para los enfisematosos?

¿Cuáles son los resultados esperados con la cirugía reductora del volumen pulmonar?

¿Cuándo está indicado el trasplante pulmonar para los casos de enfisema?

¿Cuáles son  los criterios que el médico utiliza para decidir por el trasplante unilateral o bilateral?

¿Cuáles son los riesgos del trasplante pulmonar?

 

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →