¿Qué es?  

Alergia es una situación en la cual el organismo presenta una respuesta inmunológica (de defensa) diferente de la respuesta protectora esperada, causando alteraciones indeseables. El término “alergia” viene del greco, “allos”, que significa alteraciones del estado original. Entonces la alergia es una reacción específica del sistema de defensa del organismo a sustancias normalmente inofensivas. Personas que tienen alergias frecuentemente son sensibles a más de una sustancia.

Los tipos de alergenos – sustancias que causan reacciones alérgicas – incluyen:

  • Pólenes
  • Partículas de polvo
  • Esporos de hongos
  • Alimentos
  • Látex
  • Veneno de insectos y
  • Medicamentos

Cuando la alergia afecta el sistema respiratorio, llamamos de alergia respiratoria

¿Cómo se desenvuelve?
 

Pensamos, actualmente, que las enfermedades alérgicas, de una manera general, tienen origen multifactorial y complejo. Se cree que, para su ocurrencia, tiene que haber una combinación entre una predisposición genética de la persona y una situación en el ambiente facilitadora para que la enfermedad se presente.

Entre los factores que favorecen el aparecimiento de la rinitis alérgica en niños, por ejemplo, podemos citar el tabaquismo pasivo en el primer año de vida, historia de alergias en parientes de primer grado, la exposición a alérgenos animales, (pelos de gatos, perros y etc.) y poco tiempo de alimentación con leche materna, entre otros.

Normalmente, el sistema inmune funciona como defensa del organismo contra agentes invasores, como las bacterias y virus. Entretanto, en la mayoría de las reacciones alérgicas, el sistema inmune (de defensa) está respondiendo a una falsa alarma. La persona primero entra en contacto con un alérgeno y el sistema inmune trata este como un invasor y movilízase para atacarlo.

El sistema inmune genera gran cantidad de un anticuerpo llamado inmunoglobulina E (Ig E.)

Cada anticuerpo Ig E es específico para un tipo particular de alérgeno.

En el caso de la alergia a polen, un tipo de anticuerpo puede ser producido para reaccionar contra un tipo de polen, mientras otro puede ser producido para combatir otro tipo de polen.

Cuando un alérgeno (polen, polvo u otro) entra en contacto con su anticuerpo Ig E específico varios elementos químicos son liberados en la sangre y pasan a actuar en varias partes del cuerpo, así como en el sistema respiratorio, causando los síntomas de la alergia.

En el sistema respiratorio, la alergia podrá manifestarse como una enfermedad alérgica en la nariz (rinitis alérgica) o en los pulmones y vías aéreas (asma o reactividad bronquial excesiva.)

Hay también la polinosis (fiebre del heno), que es una enfermedad que ocurre siempre en la misma época del año – la primavera, cuando ocurre la polinización. Los granos de polen de plantas se depositan en los ojos y nariz, llevando a una reacción alérgica. Entre las plantas que pueden causar alergia están: pastos que sirven de ración animal, cipreses, eucaliptos, plátanos, acacias, y otros
 

¿Qué se siente?
 

  • Estornudos
  • Coriza (catarro nasal)
  • Obstrucción nasal
  • Tos
  • Goteo posnasal (catarro bajando por la parte posterior de la garganta)
  • Nariz, ojos y garganta un poco enrojecidos
  • Ronquido en el pecho

¿Cómo se diagnostica?
 

Cuando el médico conversa con su paciente, él tiene la posibilitad de recoger datos que indican la presencia de la molestia.

El examen físico le auxiliará en este sentido.

Además, el médico podrá solicitar pruebas de piel y de sangre como exámenes complementares.

En la prueba de piel el médico podrá definir si el paciente tiene en su piel anticuerpos del tipo Ig E que reaccionan a un determinado alérgeno. Utilizará extractos diluidos de alergenos como el polvo de ácaros, pólenes o mohos para realizar la prueba, que puede ser hecha a través de inserción del alérgeno por debajo de la piel o por aplicación de este en un diminuto arañazo hecho en el brazo.

Esta prueba es fácil de hacer además de barato.
 

Entretanto, no deberá ser realizado en personas con eczemas (tipo de molestia alérgica diseminada en la piel.) En estos casos, podrá ser realizada otra prueba diagnóstica denominada RAST, que utiliza una muestra de sangre para determinar los niveles de anticuerpo Ig E circulante en la sangre contra un alérgeno particular.

Bajo orientación médica, algunos antialérgicos y antidepresivos deben ser suspendidos antes que las pruebas de diagnóstico sean realizadas para no afectar los resultados. De acuerdo con la medicación en uso la suspensión podrá ser necesaria con hasta 3 meses de antecedencia.

En relación con la interpretación de los resultados de pruebas, debemos recordar que en niños y gente de edad puede haber subestimación de los resultados debido a reactividad disminuida en estos grupos.

 

¿Cómo se trata y cómo se previene?
 

El médico podrá recomendar el uso de antialérgicos para combatir o prevenir los síntomas de la alergia respiratoria.

La mejor opción de tratamiento deberá ser definida por el médico para el tratamiento y prevención del asma, reactividad bronquial aumentada, y rinitis alérgica.

Otra opción de tratamiento es la inmunoterapia (vacunas) que utilizan inyecciones con concentraciones progresivas de sustancias que provocan la alergia con la intención de acostumbrar el organismo a recibir tales alergenos, disminuyendo la sensibilidad del cuerpo a ellos.

Además de las medicaciones, el médico podrá alertar el paciente como evitar el contacto con los alergenos.
 

Mientras no exista cura para las alergias, una de estas estrategias o la combinación de ellas podrá traer grados de alivio de los síntomas alérgicos.
 

Preguntas que se puede hacer al médico.
 

¿Qué podemos hacer en el ambiente doméstico para disminuir la frecuencia de los eventos alérgicos?

¿Qué alimentos deben ser evitados para prevención de las alergias?

¿Remedios antialérgicos pueden causar soñolencia?

 

Tagged with →  
Share →