Infecciones por Giardia; Giardiosis, diarrea del viajero

¿Qué es?

Infección intestinal causada por un protozoo (ser unicelular) flagelado, limitada al intestino delgado y al tracto biliar. Esto parásito presentase en dos formas: trofozoito – que son las formas activas viviendo y se reproduciendo en el hospedero – y las forma de quistos – que son las formas infectantes y de resistencia del parásito. Los quistos tragados, en su pasaje por el medio ácido del estómago, se activan y se transforman en trofozoitos.   

¿Cómo se adquiere?

La Giardia es encontrada en el mundo entero. En los países en desarrollo y, particularmente, en los tropicales puede afectar el 50 % de la populación. La transmisión es oral-anal, y en esta situación tiene como población de riesgo las personas pobres, con malas condiciones de higiene, niños pequeños, además de adultos que no tienen precauciones de higiene en las relaciones sexuales, principalmente en el sexo anal. La mayoría de las epidemias comunitarias se hace por contaminación del suministro de agua. La contaminación directa se da por transferencia de los quistes, a través de las manos sucias de heces para la boca y, indirectamente, por la ingestión de alimentos o agua contaminados. Animales contaminados como perros, gatos y ganado. Los quistes contaminantes pueden permanecer viables en el medio ambiente  por meses. 

¿Qué se siente?

El periodo desde la ingestión de los quistes hasta el surgimiento de la enfermedad varia de 1 a 4 semanas. La mayoría de las infecciones, tanto en adultos como en niños, es sin síntomas se caracterizando apenas por la eliminación del microorganismo. La infección sintomática puede se desarrollar con amplio espectro de manifestaciones clínicas, desde diarrea aguda, con heces líquidas y dolor abdominal, hasta diarrea crónica, resultante de la malabsorción, lo que acarrea esteatorrea (heces con exceso de grasa con malo olor y que adhieren a las paredes del inodoro, propiciando el surgimiento de deficiencia de las vitaminas liposolubles y incluso deficiencia de crecimiento. Los síntomas diarreicos se deben  a las toxinas producidas por la Giardia, y la reacción es atribuida a la multiplicación de los parásitos. 

¿Cómo se diagnostica?  

Las maneras de confirmación diagnóstica van desde la identificación de los quistes o trofozoitos en la microscopia de las heces hasta la investigación de antígenos de Giardia en las heces o en el aspirado del contenido duodenal. En casos muy especiales se recurre  hasta a la biopsia duodenal. En la investigación de parásitos en las heces, el aumento de una muestra de  heces para tres muestras recogidas en días alternados aumenta la probabilidad diagnóstica del 50% para el 90 %. Pacientes con deficiencia inmunitaria, como la ausencia  de inmunoglobulina A secretora, o en condiciones de fibrosis cística,  torna el cuadro más grave.

¿Cómo se previene?

Son punto importantes para la prevención de la enfermedad: las medidas de higiene de lavado de manos, las preocupaciones con higienización  de los alimentos, principalmente los consumidos crudos, la filtración del agua, la cloración del agua distribuida, hervir el agua no tratada, además del tratamiento de personas y animales enfermos.

 

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →