Nombres alternativos: Protuberancia en el abdomen; Hernia en el abdomen

¿Qué es?

Hernia es la protuberancia de una porción del organismo que se exterioriza a través de un punto débil natural o adquirido. La hernia que aparece a través del ombligo ocurre en un puneto débil natural. El ombligo es el medio por el cual se alimenta el feto durante la vida uterina. Diferente del restante de la pared abdominal, no existe protección muscular en el ombligo. Él se mantiene cerrado por una fibrosis constituida por tejido cicatricial. La hernia abdominal que ocurre sobre una cicatriz operatoria es adquirida porque la debilitación de la pared abdominal es consecuencia directa de la cirugía.

¿Adónde ocurren?

Las hernias más frecuentes ocurren en el abdomen. También suelen ocurrir en otros sitios. En el tórax, a través del diafragma (músculo que separa las cavidades torácica y abdominal). En el cráneo puede ocurrir cuando la porción más baja y posterior del encéfalo sobresale hacia dentro de un espacio existente en la columna vertebral; es causada por un aumento de la presión intracraniana y representa riesgo de vida, exigiendo providencias inmediatas. La hernia de disco intervertebral es ocasionada por ruptura de la pared externa firme del disco que fija las vértebras entre sí; en el caso, la sustancia gelatinosa existente entre los discos vertebrales sobresale hacia dentro del espacio vertebral, lo que puede comprimir las raíces nerviosas y provocar un dolor intenso.

¿Cómo se presentan las hernias abdominales?

Las hernias abdominales se manifestan como bultos en la pared abdominal, conteniendo estructuras que salen de dentro de su cavidad. El contenido de las hernias que atraviesa la musculatura de la pared abdominal es constituido, normalmente, de asas intestinales, especialmente de intestino delgado, el cual tiene mucho más movilidad que el colon. Esto contenido es recubierto por un saco herniario revestido externamente por piel y internamente por el peritoneo, que es la delgada lámina de tejido que reviste interiormente la cavidad abdominal .

La margen del orificio por donde sale la hernia se denomina anillo herniario.

Normalmente es fácil reintroducir el contenido de la hernia hacia dentro del abdomen. A ésta maniobra se llama reducción. En otras ocasiones, notadamente en las hernia mas antiguas, el contenido puede quedar permanentemente atrapado en el interior del saco herniario y no se logrará reintroducirlo en el abdomen, es decir no se logrará reducir la hernia. Se trata de la hernia incarcerada, o sea, aquella cuyo contenido quedou permanentemente atrapado fuera de la cavidad abdominal.

La complicación más grave de las hernias es su estrangulación. Cuando el intestino se retuerce dentro del saco herniario, la travesía de su contenido se interrumpe y se comprimen los vasos sanguíneos que lo irrigan. La torsión, provocando obstrucción intestinal, se caracteriza  clinicamente por cólicos abdominales y  se interrumpe la eliminación de gases y heces. La compresión de los vasos sanguíneos tiende a producir la grangrena del asa intestinal torcida y  ruptura posterior de la mísma, causando infección grave que se extiende hacia toda la cavidad peritoneal, es decir, provoca un cuadro grave de peritonitis aguda.

Clasificación de las Hernias Abdominales:

Las hernias abdominales son, de lejos, las más frecuentes. Como se menciona más arriba, ellas ocurren en puntos débiles naturales o adquiridos. El niño puede nacer con hernia o manifestarla más tarde a cualquier edad.

En su mayor parte las hernias de la pared abdominal se ubican en la región inguinal. Ésta es el área que se extiende de la porción más inferior del abdomen hasta la raíz del muslo. Ahí existen tres puntos débiles y, por ello, se denominan: hernia inguinal indirecta, hernia inguinal directa y hernia crural.

Hernia inguinal indirecta:

En la vida intrauterina, el testículo y el ovario se ubican dentro del abdomen, junto al riñon. Durante la vida fetal, el testículo descende a la bolsa escrotal. Esto trayecto deja un punto débil en la pared abdominal, susceptible a la formación de la referida hernia inguinal indirecta.

En la mujer, el ovario emigra hacia la pelvis. Por ello, existe hernia inguinal indirecta en hombres y mujeres, sin embargo, la incidencia es mucho mayor en el sexo masculino. De hecho, ésta es la hernia más frecuente en el organismo.

Hernia inguinal directa:
 
Ocurre cuando un punto débil se origina ‘directamente’ en la pared abdominal próximo a la región inguinal baja, junto a la línea media.

Hernia crural:

Junto al muslo existe un orificio denominado anillo crural por donde pasan músculos, vasos y nervios que dan motricidad y sensibilidad al miembro inferior. Éste sitio se constituye en un punto débil donde puede surgir la hernia denominada ‘crural’.

Hernia umbilical:
 
Es frecuente en el recién nacido y casi siempre  se cierra espontáneamente. El ombligo, sin embargo, permanece como un punto débil a través del cual una hernia se puede originar en la vida adulta.

Hernias epigástricas:
 
Los músculos de la pared lateral del abdomen se entrecruzan en la línea media, formando una estructura fibrosa del tipo cicatricial muy firme, denominada línea alba. Por esa estructura pasan vasos sanguíneos que van a irrigar la pared abdominal. El ensanchamiento lento y progresivo del trayecto de estos vasos puede llevar a las llamadas hernias epigástricas.

Hernias incisionales:

Ocurren como una complicación de cirugías. La causa más frecuente es la infección de la incisión operatoria que destruye los puntos de la cirugía. Eso antiguamente era muy frecuente, cuando los métodos de asepsia eran menos eficientes y los hilos de sutura no tenían la calidad de los actuales. Éstos, además de más resistentes, causan menos reacción por parte del organismo y, en consecuencia, menos infecciones.

¿Cómo se tratan?

El tratamiento de las hernias abdominales es quirúrgico. Cuando no hay complicaciones, la cirugía es electiva, es decir, sin prisa, con decisión y aplazamiento definidos por el paciente y el médico. La estrangulación herniaria causa riesgo de vida y requiere tratamiento inmediato, con la máxima urgencia. En las primera horas de la estrangulación se puede intentar reintroducir el contenido del saco herniario hacia dentro de la cavidad abdominal y, entonces, programarse el tratamiento quirúrgico posteriormente. Sin embargo, en el decurso de seis o más horas de la estrangulación no se debe indicar la reducción. Se indica la cirugía de inmediato, a causa de la gravedad que resulta de la grangrena del intestino.

El uso de bragueros de contención del saco herniario ha sido muy difundido antiguamente, cuando el éxito de la cirugía de las hernias dejaba  que desear. Hoy día, con la técnica operatoria bien definida y los materiales de sutura de muy buena calidad, la cirugía suele lograr resultados muy buenos. El índice de recaída (vuelta de la hernia) postoperatoria, cuando la cirugía es realizada con éxito, es del orden de 1% a 3%. Cuando las estructuras de la pared abdominal están muy debilitadas, se coloca una prótesis, o sea, placas de tejido plástico para sostener adecuadamente  la pared del abdomen.

Tagged with →  
Share →