ENFERMEDAD DE CHAGAS

Sinónimos

Tripanosomiasis americana.-

¿Que es?

Es una enfermedad infecciosa causada por un parásito protozoario llamado Trypanosoma cruzi, por el científico brasileño Carlos Chagas que lo descubrió, llamado así en honor a otro científico, Oswaldo Cruz, también brasileño.

¿Cómo se adquiere?

A través de la entrada del Trypanosoma en la circulación, a partir de la herida hecha por el Triatoma (el insecto) al chupar la sangre, este insecto es conocido en el interior del Brasil como “barbeiro ou chupão.” Estos triatomas se alimentan de sangre y se infectan con el parásito cuando aspiran la sangre de los mamíferos infectados, que son los hospederos naturales (ganado, por ejemplo), o aún de otra persona infectada. Una vez en el tubo digestivo del insecto, el parásito se elimina con las heces junto al punto de la picada del insecto, cuando aspira la sangre de los seres humanos, que de tal modo se infectan. Otras formas de contacto ocurren: durante la vida intrauterina a través de la placenta de mujeres embarazadas infectadas; por transfusiones de sangre o de accidentes, como pincharse con instrumentos (profesionales de salud en los laboratorios), las últimas dos alternativas son, lejos, más raras.

¿Qué se siente?

La enfermedad tiene una fase aguda y otra crónica. En el sitio de la picada del vector (agente que transmite la enfermedad, en este caso, el insecto), el área llega a tornarse roja y endurecida, constituyendo lo que se llama un chagoma, nombre dado a la lesión causada por el Trypanosoma. Cuando esta lesión ocurre cerca de los ojos, toma el nombre de la señal de Romaña. El chagoma es seguido, generalmente por glándulas hinchadas cerca del área afectada. Después de un período variable de incubación (sin síntomas), pero no menos que una semana, ocurre fiebre, las glándulas hinchan por todas partes del cuerpo, hígado y bazo aumentan y surge una rojez de la piel, similar a una alergia, que dura corto plazo. Durante esta fase, en casos más severos, una inflamación del corazón puede aparecer, con alteraciones del electrocardiograma y creciente número de latidos del corazón por minuto. Casos más severos pueden ocurrir, los síntomas de la inflamación de las capas de protección del cerebro (meningitis) o inflamación del cerebro (encefalitis.)

Los casos fatales son raros, pero cuando ocurren, en esta fase, es como consecuencia de inflamación del corazón o del cerebro. Incluso sin el tratamiento, la enfermedad tornase más suave y los síntomas desaparecen después de algunas semanas o meses. El individuo infectado puede quedar sin los síntomas por muchos años o aún para toda la vida, con la infección siendo perceptible solamente, por medio de pruebas de laboratorio. Diferentemente de la fase aguda, ahora, la detección del parásito en la sangre llega a ser absolutamente difícil, aunque la presencia de anticuerpos contra el parásito sigue siendo alta, denotando infección activa. Durante la fase crónica, las manifestaciones se relacionan con la enfermedad del músculo del corazón, es decir, de los latidos del corazón irregulares (arritmia) que puede convertirse, eventualmente, en arritmia cardiaca fatal y pérdida progresiva de la capacidad de bombeo del corazón, hasta que cause desmayos. El corazón puede crecer mucho y su función deteriorarse. Otras manifestaciones de esta fase pueden ser un esófago y colon agrandados, causando dificultades en tragar, ahogarse y desenvolver pulmonía de aspiración, así como estreñimiento crónico y dolor abdominal. Más recientemente, la asociación de la enfermedad de Chagas, con el SIDA y otros estados de inmunosupresión ha demostrado formas exacerbas de severidad desconocida hasta este momento, por ejemplo el desarrollo de las situaciones neurológicas relacionadas con la inflamación de las capas que cubren el cerebro (meningitis.)

¿Cómo se hace el diagnostico?

La sospecha se debe levantar siempre, cuando un individuo ha estado en un área endémica y presenta síntomas compatibles. Las pruebas para la detección de anticuerpos a el Trypanosoma en la sangre, (más comúnmente), así como la detección del parásito mismo en la sangre, en las fases más agudas, hacen la diagnosis

¿Cómo tratar?

La medicación utilizada en el Brasil, el benzonidazole, ha demostrado ser muy tóxico, especialmente debido a largos tratamientos que pueden ser de tres a cuatro meses. Su uso ha probado ser beneficioso durante la fase aguda. Durante la fase crónica, el tratamiento se dirige a las complicaciones. La capacidad disminuida de la función del corazón se trata como la debida a otras causas e incluso en algunos casos, puede requerir la necesidad de un trasplante.

¿Cómo prevenir?

Básicamente, por la eliminación del insecto vector, con medidas que hagan menos favorable su supervivencia cerca de seres humanos, por ejemplo con la construcción de viviendas mejores.

Bookmark and Share
Share →