AMEBIASIS

¿Que es?

Es una infección causada por un parásito protozoario que afecta a seres humanos. Puede restringirse al intestino, teniendo diarrea como su principal síntoma o presentar diversos síntomas y fiebre dependiendo del órgano que fue invadido. Más a menudo, el órgano invadido es el hígado. El agente causativo es la Entamoeba hystolitica. Este parásito infecta aproximadamente 1% de la población del mundo, principalmente la población pobre de países en vías de desarrollo. Recientemente, se ha identificado un parásito que se asemeja a la Entamoeba hystolitica (E. hystolitica) la Entamoeba dispar (E. dispar) que no es causa de enfermedad.

Esto es importante porque el encuentro de ameba en las heces de un individuo no caracteriza necesariamente amebiasis. La E. hystolitica puede estar presente en el individuo sin causar cualquiera molestia y la E. dispar no es causa de enfermedad. La diferenciación entre ambas se hace través de pruebas de laboratorio y se demuestra ser raramente relevante.

¿Cómo se adquiere?

Injiriendo alimento o agua contaminada con materia fecal que contenga quistes de Entamoeba hystolitica. Puede ser adquirido por otros medios, pero éstos son menos frecuentes y se restringen virtualmente a los individuos con inmunidad comprometida.

¿ Que se siente?

Los síntomas de amebiasis se extienden desde una diarrea con cólicas y quejas de aumento de los ruidos intestinales asta a una diarrea más intensa con pérdida de sangre en las evacuaciones, fiebre y pérdida de peso. En estos casos ocurre una invasión de la pared del intestino grueso, con una inflamación más intensa, que es llamada colitis. Las ulceraciones pueden ocurrir en el revestimiento interno del intestino grueso lo que explica el sangramento. Raramente acontece la perforación intestinal por causa de la infección y cuando ocurre, la manifestación es de una enfermedad abdominal severa con dolor, rigidez y aumento en sensibilidad de la pared, además de postración extrema del individuo afectado. La enfermedad puede presentar de una manera más suave, con diarrea intermitente, de tal manera que lleva muchos años para que una debilitación generalizada ocurra.

Puede, no comúnmente, el protozoario invadir la circulación sanguínea y formar abscesos en el hígado que causa dolor y fiebre con escalofríos. Estos abscesos pueden surgir en el abdomen o aún en el pecho, comprometiendo la pleura (capa que revestí los pulmones) o el pericardio (la capa que revestí el corazón.) También, en casos raros, los tumores se formar en el intestino. Estos tumores se llaman los "amebomas".

Las situaciones de extra-intestinales o de la enfermedad invasora son las que conducen a casos más severos que pueden llevar a la muerte el individuo infectado.

¿Cómo se diagnostica?

La análisis de heces detecta el parásito con una cierta sencillez. El tipo más invasor depende de exámenes de proyección de imagen (tomografía computadorizada, ecografía, o resonancia magnética.) Algunas veces, para la confirmación de diagnóstico, además del examen de la proyección de imagen es necesario la punción de los abscesos. En los tipos más invasores, cuando la diagnosis no puede ser hecha identificando el quiste, los análisis de sangre se utilizan para detectar la presencia de anticuerpos al parásito.

¿Cómo se previne?

La contaminación fecal del alimento y del agua es la principal causa de tal infección. Como para la mayoría de los parásitos intestinales, las medidas de saneamiento básico tales como tratamiento de aguas y alcantarillas son decisivos en la prevención de esta enfermedad. Los alimentos más frecuentemente contaminados son vegetales cultivados cerca de la tierra. La higiene de estos alimentos crudos debe ser rigurosa, con detergentes potentes seguida por la inmersión en solución del vinagre o de ácido acético por 10 a 15 Min. El agua se hace totalmente libre de estos protozoarios solamente después de ser hervido.

El tratamiento conveniente de los pacientes elimina las fuentes de difusión de la enfermedad, especialmente en el área rural, donde no exista tratamiento disponible. del agua . Los hábitos generales de la higiene tales como lavar las manos después de usar el servicio son los procedimientos educativos que contribuyen ciertamente para la prevención. La supervisión del sector alimenticio por la vigilancia sanitaria es de importancia suprema Recientemente, la probabilidad de una vacuna para el futuro no tan distante ha demostrado para ser viable.

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →