MICOSIS SUPERFICIALESNombre alternativo: tiñas

¿Qué es?

Micosis superficiales son enfermedades provocadas por hongos, los cuales son limitados a la piel, pelos, uñas y mucosas.

¿Cómo se desarrolla?

Los organismos causantes pueden ser origen humano, animal o del suelo. Los hongos contaminantes patogénicos son comunes en nuestro medio ambiente, aunque la incidencia sea pequeña, debido a la resistencia del huésped. Comúnmente, las infecciones fúngicas son, hasta cierto punto, contagiosas.

¿Qué siente uno?

Por lo general, las lesiones producen comezón. Según su ubicación, se puede clasificarlas las tiñas en:

  • Tiña de cuero cabelludo (capitis): muy frecuente en niños preescolares y escolares. Se presenta como una placa de cabellos destrizados, con descamación hacia el centro o con reacción inflamatoria. Si presenta muchos abscesos o pus, lleva al cuadro denominado de Kerion celsii, pudiendo incluso dejar cicatriz.
  • Tiña de la barba (barbae): Ocurre en el área de la barba. Puede presentar aspecto inflamatorio, semejante a la infección o presentar una lesión con bordes bien delimitados, con micro vesículas y un centro descamativo, con crecimiento por los bordes, como es típico de todas las lesiones por tiñas.
  • Tiña de cuerpo (corporis): Puede ocurrir en cualquier área del cuerpo, por lo general con aspecto bien característico y crecimiento por los bordes, con micro vesículas, rojiza.
  • Tiña de mano (manuum): Puede se presentar como una descamación difusa o con pequeñas ampollas semejantes a dishidrosis.
  • Tiña de pie (pedis): Nombre popular: Hongos en los pies o Pie de atleta – es la micosis más común. Puede manifestarse entre los dedos de los pies con fisuras o en la planta de los pies, también con aspecto descamativo o con ampollas semejantes a la dishidrosis.
  • Tiña Inguino-crural (cruris): tiña que se ubica entre los muslos, pudiendo propagarse hacia la área genital. Es más común en hombres y durante el verano (debido al aumento de la temperatura local y humedad).
  • Tiña de la uña: vea a nuestro artículo relacionado: ONICOMICOSIS
  • Ptiriasis versicolor o’ Micosis de la playa’ o tiña de la piel manchada : es causada por el hongo malassezia furfur, que hace parte de la constitución normal de la piel. Debido a algunos factores desencadenantes locales, tales como la sudoración excesiva, piel muy seborreica o predisposición genética, lesiones se desarrollan en el cuello, tronco superior y cara. Se trata, por lo general, de lesiones circulares, descamativas, pudiendo ser más claras que la piel normal (más común) o incluso rojizas o acastañadas. En algunos casos hay una clara predilección por los pelos, así que es común encontrar lesiones en el cuero cabelludo, axilas y regiones púbicas. Cuanto mayor sea el área afectada, mayor la dificultad de tratamiento y probabilidad de recaída. Es muy frecuente en nuestro medio que los adultos jóvenes sean afectados (mayor oleosidad de la piel) en ambos sexos. Éste hongo es encontrado en la piel sin manifestaciones clínicas de infección, como se mencionó anteriormente. El paciente acude al médico por el aspecto antiestético de las lesiones.
  • Candidiasis: la principal especie patogénica es la Candida albicans, causando una infección aguda o crónica de la piel y mucosas (intestino, mucosa oral y vaginal). La forma saprofita pude volverse patogénica debido a algunas alteraciones, tales como: humedad local, calor, maceración de la piel, alteraciones inmunológicas (como algunas enfermedades inmunodebilitantes, uso prolongado de antibióticos y corticoides) En el niño los sitios más comunes son: mucosa bucal , pliegues de flexión (axilas, ingles, cuello y región del pañal). En las mujeres es muy frecuente la ubicación vulvovaginal, en las uñas y ángulos de la boca (perleche/boquera).

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El aspecto clínico de las lesiones es muy sugestivo para el diagnóstico. Pero para que se obtenga la confirmación laboratorial del agente causante el examen micológico directo y cultural (con raspado de material de la lesión) es indicado.

Para el uso de medicamentos por vía oral y en casos donde se pueda confundir la clínica con otras enfermedades, el examen micológico puede ser esencial para el diagnóstico y control de la cura.

¿Cómo se trata?

En la mayoría de las lesiones localizadas, el tratamiento tópico (en el sitio) es suficiente para la cura.

En las lesiones más extensas o reincidentes, muchas veces es necesario um tratamiento por antifúngicos por vía oral para um enfoque terapéutico mejor, pero siempre com control clínico y laboratorial.

¿Cómo se previene?

Como por lo general, en um grado son infecciones contagiosas, se debe evitar el contacto com las lesiones. Hay una predisposición individual para la manifestación del cuadro, pero se bebe controlar los factores desencadenantes tales como humedad local, enfermedades como el diabetes (inmunodebilitantes).

Tagged with →  
Share →