Sinónimo:

Eccema atópico

¿Qué es?

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica que causa inflamación de la piel, llevando al desarrollo de lesiones pruriginosas. Cerca de 30% de los individuos con dermatitis atópica tienen asma o rinitis alérgica y 15% tienen brotes de urticaria. Algunos estudios dicen que 70% de los pacientes tienen antecedentes familiares de atopia (asma, rinitis alérgica o dermatitis atópica.)

¿Cómo se adquiere?

Un individuo con dermatitis atópico presenta un aumento de reactividad cutánea en presencia de un gran número de estímulos. No se conocen completamente los mecanismos responsables por esta reactividad alterada. Se sabe qué factores genéticos, inmunológicos y no-inmunológicos contribuyen al desarrollo de la afección.

Desencadenadores principales:
 

Alimentos: leche, huevos, trigo, soja, maní, pescados y mariscos.
Factores de ambiente: ácaros, hongos, animales y polen
Irritantes cutáneos: lanas, jabón, detergentes, suavizador de tela, solventes y sudor
Infecciones: virus y bacterias.
Factores emocionales.

¿Qué se siente?

Es común sentir intenso prurito. Las lesiones más frecuentes son: eritema (enrojecimiento)edema (hinchazón); exudación (secreción de la piel); costras; descamación; piel resecada y manchas blancas (pitiriasis alba.) Las lesiones de flexiones son las más frecuentes, por ejemplo: muñecas, región anterior del codo y posterior de la rodilla.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico es clínico en base de manifestaciones que representan los criterios considerados absolutos y los criterios de menor importancia.

Criterios absolutos:
 

Prurito (el picar): es una manifestación constante en dermatitis atópica en todas de sus etapas.
Morfo-topografía: sitios típicos de la dermatitis atópica. En infantes, localizaciones faciales con las lesiones agudas. Durante la fase prepubertad (2-12 años), las lesiones son sub-agudas, de preferencia en el codo, detrás de las rodillas, en el cuello, en las manos y en los pies. Durante la fase de adulto (más de 12 años), las lesiones son crónicas con surtos agudos y en varios sitios.
Tendencia para la cronicidad y repeticiones frecuentes

Criterios de menor importancia:
 

Antecedentes familiares o personales de manifestaciones atópicas
Pruebas cutáneas inmediatas positivas.
Dermografismo blanco o vasoconstricción prolongada.
Dolor de espalda.
Otros.

¿Cómo se trata?

Cómo todavía, no hay cura definitiva, el propósito del tratamiento debe ser el control de la afección, mientras se aguarda por una posible remisión espontánea de la dermatosis. El tratamiento debe ser orientado a disminuir la sintomatología y la reactividad inflamatoria, reconociendo, quitando o excluyendo los factores que empeoran el cuadro clínico.

¿Cómo se previene?

No hay mecanismo de prevención, pero la dermatitis atópica puede ser controlada con la precaución de evitar los factores que pueden desencadenar dermatitis.

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →