¿Lo qué es?

Autismo es un desorden en lo cual un niño pequeño no puede desarrollar relaciones sociales normales, comportándose de manera compulsiva y ritualista y, generalmente, no desarrolla una inteligencia normal.

El autismo es una patología diferente del retardo mental o de la lesión cerebral, aunque algunos niños con autismo también tengan esta enfermedad.

Las señales de autismo normalmente aparecen en el primer año de vida y siempre antes de los tres años de edad. El desorden es dos a cuatro veces más común  en muchachos  que en muchachas.

Causas

La causa del autismo no es conocida. Estudios de gemelos idénticos indican que el desorden puede ser en parte genético, porque tiende a afectar a ambos gemelos si afecta a uno de ellos. Aunque  la mayoría de los casos no tenga ninguna causa obvia, algunos pueden estar relacionados a una infección viral (por ejemplo rubéola congénita o enfermedad de inclusión citomegálica), fenilcetonuria (una deficiencia heredada de enzima) a la síndrome del X frágil (una degeneración cromosómica).

Síntomas y diagnóstico

Un niño autista prefiere quedarse solo, no desarrolla relaciones personales íntimas, no abraza, evita de hecho el contacto visual, resiste a las mudanzas, es excesivamente apegado a objetos familiares y repite continuamente ciertos actos y rituales. El niño puede empezar a hablar después de los otros de la misma edad, puede usar el idioma de un modo extraño o puede no conseguir – por no poder o no querer – hablar nada. Cuando hablamos con el  niño, el frecuentemente tiene dificultad de entender lo que se dice. El puede repetir las palabras que le son dichas  (ecolalia) o invertir el uso normal de pronombres principalmente tú en lugar de yo o mi al  referirse a sí propio. Síntomas de autismo en un niño llevan el médico al diagnóstico, que es hecho  través de la observación. Aunque ninguna prueba específica esté disponible, el médico puede realizar ciertas pruebas para buscar otras causas de desorden cerebral. La mayoría de los niños  autistas tiene desempeño intelectual desigual, así es que  testar la inteligencia no es tarea fácil. Puede ser necesario repetir las pruebas varias veces. Niños autistas normalmente se hacen mejores en los puntos desempeño (habilidades motoras y espaciales) que en los puntos verbales en el test estandarizado del cociente intelectual (CI). Se cree que aproximadamente el 70% de los niños con autismo tienen algún grado de retardo mental (CI menor que 70).

Entre el 20 a 40% de los niños autistas, especialmente aquellos con CI menor que 50, comienzan a tener convulsiones antes de la adolescencia.

Algunos niños autistas no presentan aumento de los ventrículos cerebrales que se pueden ver en la tomografía cerebral computarizada. En los adultos que padecen autismo, las imágenes por resonancia magnética pueden mostrar anormalidades cerebrales adicionales.

Una variante del autismo, a veces llamada Trastorno Generalizado del Desarrollo – Sin Otra Especificación (en inglés PDD-NOS – Pervasive Developmental Disorder Not Otherwise Specified),con inicio en la niñez,  o autismo atípico, puede tener inicio más tardío, hasta los 12 años 

de edad. Al igual que el niño con autismo de inicio precoz, el niño con autismo atípico no desarrolla relaciones sociales normales y frecuentemente presenta maneras extrañas y patrones anormales de hablar. Estos niños también pueden presentar síndrome de Tourette, enfermedad obsesivo-compulsiva o hiperactividad. 

Así, puede ser muy difícil para el médico diferenciar estas condiciones

Pronóstico y tratamiento

Los síntomas de autismo, por lo general, persisten a lo largo de toda la vida.

Muchos especialistas  acreditan que el pronóstico está fuertemente relacionado a la cantidad de idioma utilizable que el niño adquirió hasta los 7 años de edad. Niños autistas con inteligencia subnormal – por ejemplo, aquellos con CI debajo de 50 en test estandarizado – probablemente  necesitarán  de cuidados institucionales en tiempo integral cuando adultos.

Niños autistas en la zona de CI próximo al normal o mayor, frecuentemente se benefician de psicoterapia  y educación especial.

La terapia logopedica es iniciada precozmente así como terapia la terapia ocupacional y la fisioterapia.

La lengua de señas a veces es utilizada para comunicación con niños mudos, aunque sus beneficios sean desconocidos. La terapia conductual puede ayudar niños severamente autistas a controlar se a la casa y en la escuela. Esta terapia es útil cuando un niño autista pone a prueba la paciencia, incluso de los  padres más amorosos y los profesores más dedicados.

Lista de Verificación del Autismo

La lista sirve como orientación para el diagnóstico. Como regla los individuos con autismo presentan,  por lo menos el 50 %, de las características relacionadas. Los síntomas pueden variar de intensidad o según la edad.

  • Dificultad de socializar con otras personas.  
  • Insistencia con gestos idénticos, resistencia a mudar la rutina.
  • Risas y sonrisas inadecuadas.
  • No temer el peligro
  • Poco contacto visual
  • Poca respuesta a los métodos normales de enseñanza
  • Juegos muy interrumpidos.
  • Aparente insensibilidad al dolor
  • Ecolalia (repetición de palavras o frases.)
  • Preferencia de estar solo, conducta reservada.
  • Puede no querer abrazos y cariño o puede acomodarse cariñosamente
  • Hace girar los objetos.
  • Hiper o hipo actividad
  • Aparenta angustia sin razón aparente
  • Apego inadecuado a objetos
  • No responde a los ordenes verbales, actuando  como si fuera un sordo
  • habilidades motoras y actividades motoras finas desiguales
  • Dificultad en expresar sus necesidades; emplea gestos o señales para los objetos en vez de usar palabras.

 

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →