Retardo mental

De manera general, un individuo puede ser identificado como portador de retardo mental basado en los siguientes tres criterios:

  1. Nivel de funcionamiento intelectual general abajo del promedio (C I) de 70-75.
  2. Presencia de limitaciones significativas en dos o más áreas de habilidades adaptativas.
  3. La condición está presente antes de los 18 años de edad.

Definición de retardo mental

Retardo mental dice de las limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual

Es caracterizado por:

  1. Retardo mental que se manifiesta antes de los 18 años de edad
  2. Funcionamiento intelectual significativamente más bajo del promedio, concomitantemente a limitaciones en dos o más de las siguientes áreas de habilidades adaptativas:
  3. Comunicación y cuidados personales
  4. Vida en casa y habilidades sociales
  5. Funcionamiento en la comunidad y autodeterminación
  6. Salud y seguridad y habilidades académicas funcionales
  7. Ocio y trabajo

Presupuestos esenciales a la aplicación de la definición

Los siguientes presupuestos deben ser considerados al aplicar la definición.

  1. Una avaluación válida considera las diversidades culturales y lingüísticas como también las diferencias en la comunicación y factores de comportamiento.
  2. La existencia de limitaciones en habilidades adaptativas acontece dentro del contesto del ambiente de comunidad típico de la edad del individuo y en relación con las personas de su edad, siendo indexado a las necesidades individualizadas de auxilio de la persona.
  3. Limitaciones adaptativas específicas frecuentemente coexisten con capacidades en otras habilidades adaptativas o otras habilidades personales.
  4. Con suporte apropiado por un periodo continuo, generalmente ocurrirá mejora en la vida funcional de la persona con retardo mental.

Incidencia

Algunos estudios tienen estimado que el retardo mental afecta 2,5 a 3 % de la población.

Algunos autores, como Batshaw (1997), calculan que el retardo mental es 10 veces más frecuente do que la parálisis cerebral, tiene prevalencia 28 veces mayor do que los defectos del tubo neural, tales como la espina bífida, y 25 veces más común do que la ceguera.

El retardo mental no parece tener preferencia por raza; con todo, aproximadamente 60 % de los afectados son hombres.

Cuadro clínico

Los efectos del retardo mental varían considerablemente de persona a persona, así como las habilidades individuales varían entre las personas que no tienen retardo mental.

De las personas con retardo mental, cerca de 87 % serán afectadas de manera muy leve, y serán un poco más lentas en la adquisición de nuevas habilidades e informaciones. Cuando niños su retardo mental no es fácilmente identificable, pudiendo no ser evidente hasta que entren para la escuela. Muchas de ellas, cuando adultas, conseguirán llevar una vida independiente en la comunidad y no serán más vistas como teniendo retardo mental.

Las restantes 13 % de la populación afectada, aquellas con CI debajo de 50, tendrán serias limitaciones de funcionamiento. Con todo, con intervenciones precoces, educación funcional y con suporte adecuado, cuando adultos, todos podrán llevar vidas satisfactorias en su comunidad.

Diagnóstico

El sistema AAMR (Asociación Americana de Retardo Mental), para el diagnóstico y clasificación de una persona como portadora de retardo mental, sigue tres pasos y describe el sistema de apoyo

que la persona necesita para superar sus límites en las habilidades de adaptación.

El primer paso para el diagnóstico es la aplicación por persona capacitada de una o más pruebas padrones de inteligencia y pruebas padrón de habilidades adaptadas, individualmente.

El segundo paso es describir los puntos fuertes y débiles de la persona en cuatro dimensiones, que son:

  1. Habilidades intelectuales y de comportamiento adaptativo.
  2. Consideraciones emocionales / psicológicas
  3. Consideraciones físicas/ de salud /etiológicas
  4. Consideraciones ambientales

Los puntos fuertes y débiles pueden ser determinados por pruebas formales, observación, entrevistas con personas importantes en la vida del paciente, entrevistas con la persona siendo avaluada, interactuar con la persona y su familia en la vida cotidiana o por una combinación de estos métodos.

El tercer paso exige un equipo multidisciplinar para determinar el apoyo necesario en las cuatro dimensiones mencionadas. Cada apoyo identificado es clasificado en un e cuatro niveles de intensidad – intermitente, limitado, extensivo, intensivo.

  1. Apoyo intermitente:  se refiere a un suporte ofrecido cuando necesario. Un ejemplo es el apoyo necesario para que la persona procure un nuevo empleo en la eventualidad de quedarse sin empleo. El apoyo intermitente puede ser necesario ocasionalmente por un individuo durante su vida, pero nunca de manera continua.
  2. Apoyo limitado: es aquel necesario durante un periodo determinado de tiempo. Un ejemplo es en la transición de la escuela para el trabajo o durante el entrenamiento para una función específica.
  3. Apoyo extensivo: es aquella asistencia que la persona necesita diariamente y sin límite de tiempo. Puede incluir apoyo en casa y/o en el trabajo.

El apoyo intermitente, limitado y extensivo pueden no ser necesarios en todas las áreas para un individuo.

  1. Apoyo intensivo: se refiere al apoyo constante, en todas las áreas, con base diaria, pudiendo incluir medidas para el suporte de vida.

Causa de retardo mental

El retardo mental puede ser causado por cualquier condición que perjudique el desarrollo cerebral antes del nacimiento, durante el nacimiento o durante los años de niñez. Varias centenas de causas han sido descubiertas, pero la causa permanece indefinida en cerca de un tercio de los casos.

Las tres principales causas de retardo mental son:

  1. El síndrome de Down
  2. El síndrome alcohólico – fetal
  3. El síndrome del X frágil

Las causas pueden ser divididas en categorías.

Condiciones genéticas

Resultan de anormalidades de los genes heredados de los padres, debidas a errores de combinación genética o de otros disturbios de los genes ocurridos durante la gestación. Centenas de disturbios genéticos se asocian al retardo mental. Algunos ejemplos son la fenilcetonuria, el síndrome de Down y el síndrome del X frágil.

Problemas durante la gestación

El uso de alcohol u otras dogas durante la gestación puede llevar al retardo mental. Algunas pesquisas relacionan el tabaco en la gestación con un riesgo mayor de retardo mental en la infancia. Otros problemas incluyen la desnutrición, toxoplasmosis, infección por citomegalovirus, rubéola y sífilis. Gestantes infectadas por el virus HIV (SIDA) pueden transmitir el virus para el niño llevando a daño neurológico futuro.

Problemas en el nacimiento

Cualquier condición de estrés aumentado durante el parto puede llevar lesión al bebé: con todo, la prematuridad y el bajo peso al nacer son factores de riesgo independientes más frecuentes que cualquier otra condición.

Problemas después del nacimiento

Enfermedades de la infancia como varicela, sarampión, tos ferina, infección por el hemofilus B que pueden llevar a meningitis y encefalitis, también pueden causar daño al cerebro. Accidentes, intoxicaciones por plomo, mercurio y otros agentes tóxicos también pueden causar daños irreparables al cerebro y sistema nervioso.

Estado socioeconómico

La desnutrición también puede llevar al retardo mental.

Algunos estudios también sugieren que la poca estimulación, que ocurre en áreas muy desprovistas de las experiencias culturales y ambientales ofrecidas a los niños pueden surgir como causa de retardo mental

Prevención

En los últimos 30 años, varios adelantos científicos tienen ayudado a prevenir muchos casos de retardo mental. Estimase que en los EEUU son prevenidos a cada año

  1. 250 casos de retardo mental por fenilcetonuria, gracias a la prueba de la sangre capilar del bebé y al consecuente tratamiento dietético adecuado.
  2. 1000 casos de retardo mental por hipotiroidismo, gracias a la prueba de la sangre capilar y al consecuente tratamiento hormonal adecuado.
  3. 1000 casos de retardo mental por el uso de inmunoglobulina anti-Rh, que previene la enfermedad por incompatibilidad entre la sangre de la madre y del feto, reduciendo la ictericia severa del recién nacido.
  4. 5000 casos de retardo mental causados por infección por el hemofilus B, gracias al uso rutinero de vacuna contra hemofilus en niños.
  5. 4000 casos de retardo mental debidos a la encefalitis del sarampión, gracias a la vacunación de los infantes
  6. Un número desconocido de casos de retardo mental debidos a la rubéola congénita, gracias a la vacunación de los niños.

Otras medidas contribuyen para la reducción del número de casos de retardo mental.

La eliminación del plomo del medio ambiente, medidas preventivas del trauma como el uso adecuado de sillas en los coches y de capacetes para bicicletas, programas de intervención precoz para niños de riesgo, programas de atención pre-natal reduciendo los riesgos de transmisión del virus del SIDA o los defectos del tubo neural..
Todas estas medidas son ejemplos de acciones que ayudan a disminuir el número de personas con retardo mental en la comunidad

Tagged with:  
Share →