ÚLCERA PÉPTICA

Sinónimos y nombres populares:

Úlcera, Úlcera del Estómago, Úlcera Duodenal

¿Qué es?

Úlcera es una lesión de revestimiento (mucosa) del esófago, estómago o duodeno, que es la porción inicial del intestino.

¿Cómo se desenvuelve?

El estómago, intestinos y glándulas salivares producen sustancias que son responsables por la digestión de los alimentos que ingerimos, entre ellas, el ácido clorhídrico y la pepsina. Durante mucho tiempo el entendimiento de esta enfermedad fue basado en dos creencias “sin ácido clorhídrico no hay úlcera” y “una vez ulceroso, siempre ulceroso”. Con base en estos principios la definición era de una enfermedad crónica de larga duración, con periodos variables de actividad y sin síntomas y que solamente ocurría en presencia de ácido y pepsina, por lo tanto, solamente en áreas bañadas por estas sustancias, como estómago y duodeno.

Con pasar del tiempo se descubrió que el ácido no era el único responsable por el surgimiento de las úlceras y que había otros agresores. Los principales con relación a la mucosa del estómago y del duodeno son la bacteria llamada Helicobacter pylori y los medicamentos antiinflamatorios y aspirina. Los mecanismos de protección del aparato digestivo (producción de moco y de neutralizantes) actúan como una barrera contra los agentes agresores de la mucosa y tiene su función muy perjudicada por los antiinflamatorios y por lo cigarrillo. El tabaco facilita el surgimiento de la úlcera y dificulta su cicatrización. Además de esto, la úlcera péptica es resultante de l desequilibrio entre los factores agresores y protectores.

¿Qué se siente?

La manifestación más común de la úlcera es el dolor, que tiene 4 características fundamentales, que auxilian el diagnóstico, tales como: tipo, localización ritmo y periodicidad. El dolor, en general, es referido como una quemazón y, a veces, como dolor de hambre. En la mayoría de veces, se localiza en el hoyo de estómago, el paciente puede apuntar con un dedo el punto doloroso. El ritmo es entendido por el alivio del dolor con la alimentación, sendo descrito como “duele, come, alivia”. Otra característica propia de esto dolor, principalmente de la úlcera duodenal, es su ocurrencia a la noche, despertando el paciente en la madrugada, casi siempre en la misma hora y que alivia bebiendo leche, antiácidos o mismo agua. Es frecuente la repetición de las quejas en la misma época del año que es entendido como periodicidad. Otros síntomas pueden ocurrir como enojo, vómitos y plenitud (sensación de peso o distensión del estómago) después de las refecciones. La acedía, a pesar de no ser directamente causada por la úlcera, está asociada en muchos casos.

Puede acontecer de la úlcera no causar síntomas y la primera manifestación ser una complicación de la molestia como el sangrado y la perforación. Cuando ocurre el sangrado el paciente percibe heces alquitranadas, brillosas, ablandadas y particularmente mal olorosas (melena) y/o vómitos con sangre de color rojo vivo o tipo borra de café (hematemesis.)

¿Cómo se diagnostica?

Básicamente a través de las quejas del paciente y de la confirmación por la endoscopia digestiva, o cuando está no está disponible, por la radiografía contrastada del estómago y duodeno. Otros exámenes son complementares al examen con endoscopio, como la retirada de un fragmento de la úlcera (biopsia) para examen microscópico. Este informará el grado de inflamación en esta región, la presencia del Helicobacter pylori y la naturaleza benigna o maligna de la úlcera, pues algunas son causadas por el cáncer.

¿Cómo se trata?

Son utilizados antiácidos para neutralizar el exceso de ácido existente en el estómago o para inhibir su secreción. Los primeros representados por las tradicionales pastillas y líquidos blancos conteniendo sales de magnesio y aluminio, otros son administrados a través de comprimidos, cápsulas o inyecciones. Estos remedios también tienen la función de aliviar los síntomas. El uso de medicamentos ya descritos como agresivos debe ser interrumpido. Completando con la eliminación del Helicobacter por la administración asociada de dos o tres antibióticos.

¿Cómo se previene?

Se sabe que la eliminación del Helicobacter pylori con el uso de antibióticos asociados a inhibidores de la secreción ácida resulta, en la mayoría de los ulcerosos, en la cura de la enfermedad y que, en las personas en las cuales la bacteria es eliminada, la taja de recidiva, o sea, el retorno de la úlcera es insignificante. Además de esto, el uso indiscriminado de antiinflamatorios debe ser combatido. Cuando necesarios, deben ser usados bajo supervisión médica, que podrá prescribir medicaciones que visan evitar la úlcera. Cohibir el tabaco también es una óptima actitud preventiva.

Las restricciones alimentares no parecen útiles en la prevención de la úlcera péptica.

Preguntas que se puede hacer al médico.

¿Dónde es mi úlcera?

¿Necesito repetir la endoscopia?

¿Cuál parece ser la causa de la úlcera en mi caso?

¿Debo tomar medicación por cuanto tiempo? ¿Y después?

Yo tengo el Helicobacter pylori (bacteria que puede causar úlcera.) ¿Necesito hacer tratamiento?

¿Cómo saber si el tratamiento funcionó?

¿Mi úlcera tiene relación con estrés o nerviosismo?

¿Debo cambiar mi alimentación o hábitos de vida por causa de la úlcera?

¿Cuáles tipos de remedios debo evitar?

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →