Enfermedad del reflujo Gastroesofágico – ERGE

Esofagitis de refluxo, hernia de hiato, acedía, refluxo.

¿Que es?

Es un sistema de quejas que acompaña alteraciones en el esófago resultantes del reflujo anormal (vuelta) del contenido estomacal hasta el esófago. Náusea y vómito generalmente no ocurren.

¿Cómo se desenvuelve o cómo se adquiere?

El esófago del adulto es un canal de 35-40 centímetro que liga la boca al estómago. Es elástico y en la espesura de su pared contiene camadas de músculos cubiertas internamente por una piel delicada llamada mucosa, similar al revestimiento de la boca. El inicio del esófago está fijado a la parte más inferior de la garganta, descendiendo a través del mediastino, cruzando el diafragma vía un orificio llamado el hiato, algunos centímetros antes de abrirse en el estómago. El mediastino es la región entre los dos pulmones, y el diafragma es un calota que separa el tórax del abdomen. El esófago tiene ligamentos para fijarlo al hiato diafragmático, que contribuyen para la formación de una clase de válvula de retención para impedir el reflujo del contenido gástrico hasta el esófago. Cuando el esófago resbala más de 2 – 3 centímetros hacia arriba, tira del estómago y ambas estructuras se desplazan al tórax. De esta alteración anatómica resulta la hernia de hiato, que por su vez deteriora la válvula del contra-reflujo. Cuando el contenido de estómago, en general altamente ácido, atinge la mucosa del esofágica, este tejido reacciona, inflamando, originando esofagitis de reflujo.

¿Qué se siente?

La acedía es la queja principal y su nombre técnico es pirosis. Puede empeorar, por ejemplo, cuando el pecho está doblado sobre el vientre, y cuando uno se acuesta con el estómago lleno. Se ha referido como ardentía o quemazón en algún punto entre el hoyo del estómago y la barbilla, ocurriendo por detrás del esternón. El ardor de estómago puede ser tan intenso como el dolor de pecho, causando la impresión de un infarto del corazón. Un aumento en la salivación (sialorrea) puede también ocurrir, que es un reflejo natural porque tragar la saliva releva la sensación de quemazón, como si fuera un antiácido natural.

El reflujo es la percepción de la vuelta del contenido del estómago hacia la boca, sin náusea o vómitos, a menudo con un gusto acedo o amargo. No raramente determina tos, esputo y alteraciones de la voz. El ahogo fuerte y tos repentina que deterioran la respiración – puede hacer que el individuo despierta y representa una situación del reflujo gastro-esofágico. La ocurrencia de respiración corta y sibilante, como en asma, puede ser accionado por el reflujo.

Sensaciones, como si hubiera una bola en la garganta y malestar al tragar hasta fuerte dolor en espasmos – en el medio del pecho representan una desorganización de las contracciones faringoesofágicasl responsables de llevar al estómago lo qué tragamos. Estos síntomas se consideran las complicaciones del reflujo y se dan generalmente el nombre del “dismotricidade” del esófago.

En infantes, desde la edad de 1 año, el reflujo gastroesofágico excesivo puede ocurrir, conduciendo a la vuelta de la leche tragada, estrangulando, griterío excesivo, sueño interrumpido, y, cuando es repetido, predispone a infecciones y a desórdenes respiratorias.

¿Cómo el doctor lo diagnostica?

El informe de un paciente joven del adulto puede conducir a la diagnosis, sin la necesidad de exámenes en un primer episodio. La radiografía de transición esófago-gástrica mientras que se injiere un contraste del radio-opaco puede demostrar tanto la hernia como el reflujo. La endoscopia digestiva superior es un examen para ver el esófago, el estómago y el duodeno, pasando un fleje fino de fibra óptica a través de la boca. La evolución de la calidad del equipo, eficacia de la anestesia local a la boca para evitar el reflejo del vómito y la sensación de la asfixia, así como la eficacia y la seguridad de la sedación del paciente sin anestesia general, transformó a la endoscopia en un examen simplificado, del cual el paciente despierta, a menudo, preguntando cuándo va ser realizado. Además, puede ser repetido para el control del resultado de tratamiento, y, más recientemente, para procedimientos terapéuticos especiales. Una pantalla recibe y realza con agudeza las imágenes de áreas bajo inspección directa, permitiendo también fotos y películas para reexaminar los resultados. Puede demostrar la inhabilidad de la válvula gastroesofágica de retención y de la hernia. El más importante es que permite el ver de los puntos rojos, placas blanquecinas y úlceras, principalmente en la mucosa del esófago inferior, sugestivo de grados variados de esofagitis de reflujo. La endoscopia facilita la coleta de material de estas lesiones para el examen microscópico, en el cual podemos determinar la inflamación, evalúa un potencial cancerígeno e incluso diagnosticar el cáncer.

El cintilo-grafía del tránsito esófago-gástrico es un método que se ha utilizado con más frecuencia en niños. Una botella de alimentación normal se administra que contiene una cantidad inofensiva de sustancia radiactiva. El cintilo-grafía captura y registra imágenes de la sustancia radiactiva desciendo a través del estómago y que refunde del estómago hasta el esófago. Es una metodología no invasora, sin dolor de paciente ambulatorio. Sin embargo, puede no poder coger el reflujo, ya que esto no es permanente. El estudio de la presión interna a lo largo del esófago (manometría) y la verificación del reflujo de la acidez del estómago hasta el esófago (pHmetria de 24 horas) detectaran variaciones naturales y las anormalidades capaces de diagnosticar el reflujo. Éstos son los métodos que llegaron a la rutina clínica hace, relativamente, algunos años. Necesitan ser utilizados cuando los otros muestran resultados insatisfactorios y para el estudio de parámetros antes y después de un eventual tratamiento quirúrgico del desorden del reflujo.

¿Cómo se trata?

Na prática clínica há a prevenção da recidiva dos sintomas, que se resume no seguimento das medidas ditas educativas instituídas quando do primeiro tratamento. Generalmente, el tratamiento es clínico, con las medidas educativas asociadas a las medicaciones. Video-laparoscopia ha facilitado el método quirúrgico, siendo aplicado a los casos seleccionados con los resultados muy buenos.

Además de combatir la obesidad, es importante evitar grandes cantidades de alimento en las refecciones y evitar de acostarse antes de las 2 horas próximas. Algunas personas tienen ventaja de dormir en una cama con la tapa elevada en 20 a 25 centímetros. Otros no se adaptan a esta posición: los pies se hinchan, duelen las espaldas os dolores. Hay controversias sobre la restricción de varios alimentos, particularmente cítricas, dulces y grasas. Algunas medidas ayudan en la gerencia de síntomas, por ejemplo: evitando bebida alcohólica, no bebiendo los líquidos demasiado calientes, ingiriendo el mínimo de líquidos durante o poco después comidas, evitando tomar té negro o café puro con un estómago vacío.

Las drogas más ampliamente utilizadas son las que disminuyen el nivel de la acidez ya lanzada en el estómago (los antiácidos populares) y las que inhiben la producción del ácido por las células del estómago (“antiácidos sistémicos”). Otras drogas de un grupo llamado pro-cinéticos se destinan a facilitar el vaciamiento del contenido del estómago hacia el intestino, reduciendo al mínimo la cantidad que pueda refundir hasta el esófago.

Una queja relevante de los pacientes es recaída del síntoma, particularmente el acedía , algunos días después del término de las medicaciones. En este momento plantea la pregunta si debemos recurrir al tratamiento por un período indeterminado o al tratamiento quirúrgico.

Debemos observar que el tratamiento clínico combate muy bien los síntomas, pero no modifica la hernia de hiato y solamente algunas veces cambia el reflujo gastroesofágico propiamente dicho. .

¿Cómo se previene?

En práctica clínica, realizamos la prevención de la recaída del síntoma, que se resume en seguir las medidas educativas instituidas a la hora del primer tratamiento.

Bookmark and Share
Share →