Nombres alternativos

Cefalea Migrañosa, Migraña, Cefalea jaquecosa.

¿Lo qué es?

La jaqueca, en realidad, no es apenas un tipo de cefalea, pero un síndrome neurológico conocido desde los principios de la humanidad, afectando gran parte de la población mundial.Caracterizase por la presencia de dolores de cabeza recurrentes, unilaterales o bilaterales, generalmente de carácter pulsátil, con intensidad moderada o intensa, precedida o no por señales neurológicas focales denominadas auras. Usualmente es acompañada de náuseas, vómitos, fonofobia y fotofobia.
La crisis puede durar de 4 a 72 horas. Algunos síntomas premonitorios pueden surgir horas o días antes de la cefalea, incluyendo falta de apetito, hiper-actividad, depresión nerviosa, irritabilidad, bostezos repetidos, dificultad de memoria, deseos por alimentos específicos, como chocolate y somnolencia.
El dolor de cabeza jaquecosa también puede ser observada en niños, en quienes puede manifestarse asociada a dolores abdominales recurrentes, vómitos cíclicos, tonturas y dolores en las piernas.

¿Cómo se desarrolla o se adquiere?

Aunque de origen desconocido, se cree que la causa de la jaqueca es multifactorial, presentando carácter hereditario bien definido. Estudios demuestran que pacientes con migraña presentan un desequilibrio de neurotransmisores en el Sistema Trigeminovascular, que es responsable por los factores dolorosos relacionados con  la cara y el cráneo.
La crisis de jaqueca puede ser desencadenada por  innumerables factores tales como estrés físico y emocional, determinados alimentos (alcohol, quesos, vino tinto y embutidos, entre otros) privación o exceso de sueño y alteraciones hormonales súbitas, como la menstruación. Todavía, se deben indidualizar los factores desencadenantes para cada paciente.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de jaqueca es clínico, con historial detallado, examen físico y neurológico completo. Eventualmente, se puede requerir la realización de exámenes complementares (resonancia magnética del cráneo, electroencefalograma…) cuando por ejemplo el dolor de cabeza comienza después de los 50 años, o cuando hay alteraciones en el examen neurológico, historial de cáncer, enfermedades infecciosas, historial de SIDA, o cuando comienza súbitamente, con fuerte
intensidad, no mejorando con analgésicos.
Para recibir el diagnóstico de jaqueca, el individuo debe presentar, por lo menos, cinco crisis de dolor de cabeza de moderada o fuerte intensidad, de localización unilateral y carácter pulsátil, durando de 4 a 72 horas, seguidas de náuseas o vómitos, sensibilidad al ruido, además de se agravar con la actividad física.

¿Cómo se previene?

En primero lugar, el individuo tiene que intentar establecer cuáles son los factores desencadenantes de su crisis de dolor de cabeza y así evitarlos, en la medida de lo posible. Cuando necesario se puede hacer el tratamiento preventivo medicamentoso de la crisis.

¿Cómo se trata?

Diagnóstico correcto del tipo de dolor de cabeza,
controle de los factores predisponentes
tratamiento medicamentoso abortivo de la crisis: siendo utilizados desde antiinflamatorios, hasta medicamentos específicos para jaqueca, como triptanos, que son drogas que actúan en los mecanismos responsables por desencadenamiento del dolor de cabeza
tratamiento medicamentoso preventivo de la crisis: cuando ocurren 3 o más crisis al mes, o cuando la crisis es muy incapacitante,  o con poca respuesta a los medicamentos abortivos. Los medicamentos utilizados pueden ser desde antidepresivos tricíclicos en bajas dosis ( de esta forma sirven para tratar dolor y no para tratar depresión) hasta betabloqueantes y anticonvulsivantes,
tratamiento no medicamentoso: El médico puede indicar otras formas de tratamiento para casos seleccionados, tales como biorretroalimentación (biofeedback) y técnicas de relajamiento, terapia cognitiva conductual, dieta, fisioterapia, psicoterapia y acupuntura.
 

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →