EMBARAZO Y LA MAYORÍA DE LAS QUEJAS FRECUENTES

La mayor parte de las quejas siguientes disminuyen o desaparecen sin el uso de la medicación.

La medicación se debe evitar al máximo.

Caso estas quejas no desaparezcan o lleguen a ser persistentes, puede ser que sean manifestaciones de enfermedades más complejas. Las náuseas y vómitos

Son comunes al principio del embarazo. Cuando ocurren en el final del embarazo pueden ser relacionadas con enfermedades importantes, y debe ser comunicado siempre a su médico.

Aquí están algunas orientaciones para la mujer embarazada: fraccionar la dieta (comer más a menudo pero porciones más pequeñas en cada refección), evitar frituras, las grasas y alimentos con olor fuerte o desagradable , evitar de beber líquidos durante las comidas, bebiendo en los intervalos. Si los síntomas llegan a ser muy frecuentes, su médico evaluará si o no utilizará la medicación.

Pirosis – acidez – quemazón

Es común a partir del segundo trimestre de embarazo. Generalmente, mejora con un padrón fraccionado de la dieta, disminuyendo la ingestión de frituras, café, té, pimienta, alcohol y tabaco.

Las medidas generales, como no acostarse después de comidas y elevar el cabecero de la cama , son también beneficiosas.

A criterio del médico, la mujer embarazada podrá hacer uso de medicación.

Exceso de salivación – sialorrea

Muy común al principio del embarazo, se aconseja tragar el exceso de la saliva y seguir los mismos procedimientos indicados para las náuseas y vómitos.

Debilidades y desmayo

Puede ocurrir después de cambios repentinos de posición y, también, cuando la gestante no ha comido.

Las mujeres embarazadas no deben ayunar por períodos largos. Generalmente, acostar se preferentemente del lado izquierdo, respirando profunda y tranquilamente, mejora la sensación de la debilidad y del derrumbamiento.

Hemorroidas

Son comunes, especialmente en los últimos tres meses del embarazo, después del parto y también en las mujeres embarazadas que sufrieron ya de ellas antes del embarazo.

Las mujeres embarazadas deben intentar guardar un hábito intestinal regular (intestinos en buen funcionamiento.) Siempre que las heces sean duras, teniendo dificultad en tener un movimiento intestinal, los hemorroidas pueden sangrar o doler.

Las dietas ricas en fibras y la ingestión de líquidos auxilian al funcionamiento de los intestinos.

Corrimiento vaginal

El aumento del flujo vaginal (leucorrea, descarga) es común en mujeres embarazadas. El flujo vaginal normal no causa prurito, olor, quemazón u olor desagradable durante la cópula.

Consulte el médico siempre que sienta síntomas como los de arriba.

Cuando ocurre el romperse la bolsa de agua (una de las señales del parto), la paciente puede hacer referencia a aumento de descarga vaginal. Es siempre necesario informar al médico cuando hay sospecha de ruptura de la bolsa del agua con drenaje del líquido amniótico

Quejas urinarias

El aumento en el número de micciones es común durante embarazo, especialmente en el inicio y en el final, debido al aumento uterino y a la compresión de la vejiga. Como la infección urinaria es más común en mujeres embarazadas, siempre que ocurra fiebre, o que durante la micción se sienta dolor, quemazón, orina con sangre, el médico debe ser comunicado.

Respiración corta disnea – respiración dificultada

El aumento del útero y el aumento de la frecuencia respiratoria de mujeres embarazadas pueden causar estos síntomas. Generalmente, el reposo, acostar de lado, facilita la respiración. Si hay otros síntomas asociados (tos, fiebre, hincházón), puede ser que sean señal de una enfermedad cardiaca o respiratoria asociada.

Dolor en las mamas

Las mamas aumentan su volumen durante el embarazo, que causan, con frecuencia ,dolor.

Las mujeres embarazadas deben usar un sostén con una buena ayuda. El examen de las mamas desecha generalmente problemas mamarios más severos.

Dolor de espalda – dolor lumbar – dolor común

Debido a una mayor movilidad de las articulaciones, normal y frecuente, durante el embarazo, las mujeres pueden experimentar con frecuencia dolor de espalda y articulaciones ,como rodillas y tobillos.

Las mujeres embarazadas tienden a tener una postura que provoca dolor de espalda (aumento de la lordosis – poner el abdomen adelante y la cadera al revés). El aumento excesivo de peso también aumenta la incidencia del dolor ósteoarticular.

Cómo se previene:
 

evitar el aumento excesivo del peso
hacer ejercicios regularmente
guardar una postura adecuada
evitar usar talón alto e incómodo

Calambres

Los calambres pueden ocurrir durante del embarazo, generalmente después de exceso de ejercicio.

Cuando ocurre, el músculo debe ser masajeado, y puede ser aplicado calor local.

Cloasma del embarazo – manchas en la cara – melasma

Manchas oscuras en la piel pueden ocurrir durante embarazo. Acostumbran disminuir en hasta 6 meses después del parto; sin embargo, en algunas mujeres persisten.

Son manchas similares a las que ocurren del uso de píldoras anticonceptivas. Las mujeres embarazadas afectadas deben evitar la exposición al sol.

Estrías

Estrías resultan de estirar los tejidos debajo de la piel. No hay manera eficaz de prevenirlas. No engordar mucho es importante para disminuir su incidencia, sin embargo hay una predisposición individual para desarrollar estrías.

Aunque polémico, se recomienda masaje local, con sustancias oleosas, sobre los tejidos más propensos a estrías (abdomen, pechos y muslos.)

El médico podrá indicar una crema de masajes para la piel.

Crema no debe ser aplicada sobre las mamilas. Las estrías son inicialmente purpurinas y con el tiempo quedan blanquecinas.

Bookmark and Share
Share →