Nombres alternativos: Proteína urinaria; Albúmina en la orina; Albúmina urinaria; Albuminuria; 

¿Qué es?

La albúmina es una proteína del nuestro plasma producida por el hígado, resultando del metabolismo de los alimentos proteicos (carne, huevo, leche, queso.) 
La tasa normal de albúmina en el plasma es 3,5 a 4,5 g/dl. Ella es fundamental para conservar el estado nutricional y mantener los líquidos en circulación dentro de los vasos.

La excreción de albúmina en la orina (proteinuria) es una importante alteración a través de la cual se manifiestan las enfermedades renales.

Esto demuestra la importancia de la conservación de las proteínas de la sangre por el riñón. Sin la albúmina, el agua que circula en los vasos se infiltra por los tejidos formando edema.

El edema es una complicación de la caída de la albúmina perdida por el riñón enfermo. 

Orígenes

La proteinuria tiene 4 orígenes:

La primera es de origen glomerular. Son las proteínas con peso molecular normal, como albúmina, transferrina, gammaglobulinas (IgG, IgA, microglbulinas y otras) que pasan por la membrana filtrante del glomérulo. Cuando esta membrana está alterada, permite la salida de la proteínas en la orina.
La segunda es del tipo tubular. Son proteínas secretadas por el túbulo renal proximal, principalmente lisosomas y microglobulinas.
La tercera resulta de las proteínas secretadas por la pared del tracto urinario (pelvis renal, uréter, vejiga y uretra.)   
La cuarta  tiene origen en la superproducción de proteínas de bajo peso molecular que se acumulan en el plasma, pero porque son pequeñas pasan totalmente por el filtro. Como son producidas en gran cantidad, sobrepasar la capacidad de reabsorción tubular y son totalmente eliminadas por la orina. El ejemplo clásico es la proteína de Bence-Jones (inmonoproteínas), pero también las mioglobinas y amilasas.

¿Cómo se diagnostica?

La prueba de orina sólo detecta la proteinuria cuando es superior a 0,150 g/día.

Por ello, el surgimiento de proteinuria en cualquier prueba se debe considerar como una anormalidad, y se debe aclararla.
La cuantificación correcta de la proteinuria se hace siempre en la orina de 24 horas, midiéndosela en gramos por eso periodo. Ésta es una  prueba de laboratorio importante y segura.
Cruces y trazos no tienen valor diagnóstico, sirven para alertar el médico.
La proteinuria de 24 horas sirve para evaluarse la evolución y la gravedad de la enfermedad.
En continuidad,  investigase el historial clínico del paciente, recogiendo los datos de enfermedad renal (pielonefritis, glomerulonefritis, diabetes) y señales de edema, anemia, dolores óseos, hipertensión arterial, hematuria, piuria, glicosuria.
En el examen físico, observase anemia, presión alta, desnutrición y principalmente el edema.

Tipos de Proteinuria

La proteinuria puede ser:

  • Intermitente y transitoria,
  • Persistente y permanente.

La proteinuria transitoria es la que surge eventualmente. Ella ocurre en la fiebre alta, en los ejercicios físicos vigorosos, en las exposiciones a altas temperaturas, tanto frías como calientes, en las emociones violentas y estresantes (secreción abundante de adrenalina) y en las convulsiones. Es una proteinuria leve, no ultrapasando a 1,0 g/24 horas y no significa enfermedad renal.

Otra proteinuria, intermitente y de pequeña cantidad es la proteinuria ortostática.

Ella surge cuando la persona permanece en pié por mucho tiempo (ortostatismo), en caminadas normales de larga duración o  en personas que tienen lordosis acentuada. El embarazo es un ejemplo. Hasta la fecha, la proteinuria no ha sido bien comprendida; se cree que el aumento de la presión venosa, al nivel de la vena cava y venas renales, contribuirían para aumentar la excreción de proteínas en la orina.

El diagnóstico diferencial de esta situación se hace midiendo la proteinuria ortostática,  y después demostrando su desaparecimiento mediante reposo.

La proteinuria persistente y permanente en todas las muestras puede ser:

  • leve (hasta 1,0 g/24 horas),
  • moderada (1,0 -3,5 g/24 horas)
  • masiva, cuando superior a 3,5 g/24h/1,73 de superficie corporal.

El edema es la principal manifestación de las proteinurias masivas.

El ocurre porque la pérdida constante y intensa de proteína en la orina hace que la albúmina plasmática alcance niveles muy bajos. Con esto, disminuye mucho el poder oncótico del plasma, permitiendo que el agua infiltre en todos los tejidos surgiendo el edema.
Como el agua y la sal se infiltran por los tejidos, en consecuencia de la albúmina baja, surge hipotensión por disminución del volumen circulante y, en función de esto el paciente suele orinar poco para ahorrar el líquido que no está en su debido lugar o sea, circulando.
La pérdida de proteínas del plasma también acarrea la desnutrición con todas sus complicaciones.   

¿Cómo se trata?

La mejora de esto cuadro sólo se obtiene cuando la pérdida de proteínas es interrumpida con la reposición de la tasa plasmática de albúmina. El tratamiento de la albuminuria depende de la causa, por ende los tratamientos son variados.

Preguntas que usted puede hacer a su médico

¿Cuál la importancia de la proteinuria en mi enfermedad renal?
¿Es verdad que la orina espumosa es debida a la proteinuria?
¿Mi hinchazón (edema) es debido a la pérdida urinaria de proteínas?
¿Yo tuve una enfermedad renal en infancia y hoy mis pruebas de orina presentan siempre proteinuria, cual la importancia de esta proteinuria?

Tagged with →  
Share →