Luchando por la vida y por su mejor calidad.
 

El surgimiento de algún tipo de cáncer en la vida de una persona es muy dramático, dadas las consecuencias físicas y emocionales de esto tipo de enfermedad y las limitaciones de la medicina en esto campo, aún muy desconocido.

Existen dos aspectos importantes para la comprensión de la vida sexual por parte de los que padecen cualquier tipo de cáncer.

Un primer aspecto está en la reacción frente al  descubrimiento de esta enfermedad, a menudo mutiladora. Generalmente, la persona que se descubre portadora de cáncer pasa por estadios emocionales diversos, entre ellos, negación, rebeldía y depresión.

El hecho es que es en las fases de rebeldía y de depresión que la actividad sexual va a  sufrir mayor impacto. El paciente pasa a preocuparse más con su salud, exámenes, medicaciones, intervenciones quirúrgicas, quimio y radioterapia, que con su vida sexual. El deseo disminuye mucho o desaparece totalmente, perjudicando las demás fases del ciclo de la respuesta sexual, es decir, excitación (erección en el hombre y lubrificación en la mujer) y el orgasmo.

 La actividad sexual, para la mayoría de las personas, no se desarrolla si hay graves preocupaciones en la cabeza.

En el caso de la persona con cáncer, la sexualidad queda en segundo plano. La persona pasa a verse con menos estima, con tristeza y con intenso miedo de no más corresponder a las demandas sexuales del compañero.  Temores de ser visto como enfermo, víctima y sujeto  a la pena ajena también afectan la autoestima. Las relaciones acaban por complicarse, principalmente si no hay apertura en la comunicación de la pareja.

El individuo se siente solo, poco comprendido y con mucha vergüenza de comentar o preguntar al médico algo acerca de la vida sexual. Además, ni todos los profesionales se acuerdan o tienen capacidad de trabajar estos aspectos con sus pacientes.

Algunas medicaciones antidepresivas pueden ser utilizadas con una mejora en el cuadro depresivo y en la vida sexual del paciente. Se debe procurar la ayuda de un psiquiatra.

Un segundo aspecto está en la posibilidad del cáncer atingir áreas genitales u otras regiones que puedan afectar de forma directa el desempeño de la actividad sexual.

Cáncer en los genitales – pene, vulva o cuello del útero o en regiones cercanas – son más complejos en lo que respecta a las recomendaciones. Existen algunos riesgos en áreas más lesionadas, o mismo mayor probabilidad de dolor.

En estos casos, el médico es la persona que puede y debe ser inquirida de forma directa.

Específicamente:

  • Cáncer de mama trae muchas complicaciones para la autoimagen de las mujeres, disminuyendo mucho el deseo de se exponer a su compañero. El implante de silicona ha ayudado muchas de ellas a recuperar la autoestima.

  • Pacientes que se sometieran a una colostomía (personas con cáncer de colon o de recto que necesitan abrir un orificio en el abdomen para eliminar las heces en una bolsa plástica, no más pudiendo evacuar por el ano) sufren mucho para reanudar la actividad sexual, ya que  la bolsa plástica pasa a hacer parte permanente de sus vidas. Tanto para hombres cuanto para las mujeres, es una fuente constante de interiorización y vergüenza. Ellos temen que la bolsa  con heces dificulte o vacíe  durante el esfuerzo de la actividad sexual. En el sexo con esto tipo de preocupación, no hay como involucrarse o hacerse fantasías: el sexo no resulta satisfactorio. La comunicación es esencial y el consejo y la reeducación sexual por un sexólogo es de gran utilidad.

  • En algunos hombres, puede ocurrir impotencia sexual por lesión directa o indirecta o por conflictos emocionales. Se debe  tener en mente que la sexualidad no existe solamente cuando hay coito propiamente dicho (contacto pene – vagina.). Es parte de nuestra sexualidad todo la implicación afectiva y todas las sensaciones subjetivas de placer de todo el cuerpo.  La compañera puede satisfacerse de varias formas que no sólo con el pene. Existen  algunas medicaciones que se pueden usar para provocar erección, pero se debe ser consultar el médico antes. 

 

El cáncer afecta la vida de una pareja en varias dimensiones. La pareja debe buscar formas de adaptación con el fin de alcanzar la intimidad y la complicidad. Con la estabilidad de la enfermedad, vuelve el deseo sexual y pasa a ser nuevamente importante.

Se recomienda  que la persona sea lo más sincera posible con su compañera(o) en relación con sus sentimientos y sensaciones. El dolor debe ser identificado y cuestionado con el médico, asimismo como técnicas posibles para se manejar con las dificultades sexuales.

En caso de que el médico oncólogo no pueda aclarar las dudas, se aconseja buscar un sexólogo, generalmente más instrumentalizado para orientar en estos aspectos de dificultad.

 

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →