Una serie de conjeturas ya  fueron propuestas para intentar explicar el bajo deseo sexual.
Algunas de ellas, en la esfera social, alientan discusiones sobre la superpoblación mundial, en la cual la manera de la naturaleza disminuir y controlar la natalidad (número de nacimientos) seria suprimir el interés sexual.

Conjeturas del punto de vista orgánico procuran responsabilizar el equilibrio alterado de algunas sustancias cerebrales por la disminución de la motivación sexual o, incluso, culpar algún defecto físico o alguna enfermedad por el desinterés.
Ya la perspectiva psíquica aborda traumas y inhibiciones sufridas, muchas veces en edad temprana.
La cuestión es que hoy, en la actual forma de la medicina ver a los trastornos y las enfermedades en general, lo que determina los nuestros males es una red intrincada de factores. En la gran mayoría de las veces, estos factores actúan conjuntamente,reforzandose mutuamente.
De esta forma, al hablarse en trastornos del Deseo Sexual, se está discutiendo una serie de causas diferentes, pero con una forma de presentación clínica que puede variar apenas entre dos cuadros distintos: El Deseo Hipoactivo y la Aversión Sexual.

Aversión Sexual.

La aversión sexual o evitación fóbica nada más es do que el sufrimiento causado por la obligatoria necesidad de evitación de las oportunidades y de encuentros sexuales con compañero(a) debido a sensaciones de desagrado, de miedo, de repugnancia, de repulsa y de peligro inminente.
Por veces, la razón de la repulsa son las secreciones genitales; en otros casos, el simple pensar en sexo, el toque o el bezo ya es evitado con angustia. También pueden aparecer señales de pánico, como nausea, sudor excesivo y falta de aliento cuando la persona intenta enfrentar este miedo, aproximandose de su compañero.

Deseo sexual hipoactivo

El deseo sexual hipoactivo es la disminución o ausencia total de fantasías y de deseo de tener actividad sexual. Simplemente, la persona siente que tanto hace  tener sexo como no, pues no hace falta para sí. Hay un grande sufrimiento por sentir esta desmotivación y por los problemas que causa a una pareja.

Lo que causa el bajo deseo sexual.

Siempre debemos observar si hay alguna causa orgánica determinando la baja del deseo o la aversión como, por ejemplo, los desequilibrios hormonales, los nódulos, las infecciones en los genitales o el uso de algunas medicaciones que tengan, como efecto colateral, la disminución del apetito sexual.

Algunas enfermedades psiquiátricas, como depresión, pueden también suprimir la motivación por sexo.

Las causas psicológicas más profundas son:
situaciones traumáticas de abuso sexual,
mensajes antisexuales en la infancia,
comportamiento seductor por parte de los padres,
dificultad de unir amor con sexo en la misma persona (esposa X prostituta)
culpas,
rabia entre la pareja,
competición temida con el padre o madre, entre otras.

¿Existe cura para los trastornos del deseo sexual?

Los problemas del deseo acarrean muchos desgastes, pues acaban afectando toda la motivación de vida de una persona y también de su cónyuge o compañero.
Sin embargo, existe tratamiento.

Se recomienda buscar a un psiquiatra especializado en sexualidad humana para hacer una evaluación. En primer lugar, será necesario examinar si su problema no es orgánico.
Después, una revisión será hecha para ver si existe alguna medicación que pueda ser usada para aliviar los síntomas, tomándose en cuenta que,   en algunos casos de aversión, por ejemplo, determinadas medicaciones pueden ayudar mucho.
Generalmente, se  indica alguna forma de psicoterapia

Puede ser:

a) Cognitivo-Conductual (tareas)
a) Nueva Terapia Sexual (combina tareas con terapia focal) y
a) Psicoterapia de Orientación Analítica ( más utilizada para elaboración de traumas más profundos.)
La terapia puede ser tanto individual como de la pareja.

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →