IMPOTENCIA

Mito masculino – Temor del desempeño

Vivimos en una sociedad muy machista, infelizmente para todos nosotros. Para los hombres, en especial, existe una presión desenfrenada para la actividad sexual predatoria. ¡Lo que cayó en la red es pez ¡

Existe, por señal un mito milenario de que los hombres están siempre aptos para el sexo, independientemente de cualquier otro factor. Deben siempre estar con deseo, deben tener plena erección y no fallar jamás.

Esta situación es una carga muy grande para los hombros de cualquier un. A bien de la verdad, ¿cual el hombre a quien nunca le faltó la potencia?

¿Cuál la mujer cuyo compañero ya no perdió la erección alguna vez en la vida?

Es necesario desmitificar esta situación. La impotencia (disfunción eréctil) solo se torna un problema o una enfermedad cuando ella predomina en la vida sexual de un hombre. O sea, cuando hay una incapacitad persistente o repetida de mantener una erección hasta la conclusión de la actividad sexual. Algunos se quejan de la falta de rigidez completa para conseguir una penetración. Otros consiguen tener el pene rígido, pero en el momento de introducirlo pierden la potencia.

¡Atención! La eventual ocurrencia de pérdida de la erección no es considerada impotencia.

¿Lo que causa la pérdida de erección?

Las pesquisas son contradictorias: algunas dicen que 90 % de la impotencia tiene causa emocional.  

  • El estrés a diario.
  • La discordia conyugal.
  • La falta de atracción por la compañera.
  • Ansiedad o depresión.
  • Temor de no practicar el sexo adecuadamente.
  • Conflictos emocionales antiguos.
  • Culpa y represiones sexuales
  • Son algunas de las causas psíquicas comunes.

Otros trabajos científicos relatan que la disfunción eréctil de los hombres es, en la mayoría de los casos, orgánica, principalmente cuando el hombre tiene más de 50 años.

 
Deficiencia de algunas hormonas masculinas como la testosterona
 

  • Exceso de prolactina
  • Presencia de algunas molestias como la diabetes mellitus
  • El uso de medicamentos para combatir la hipertensión
  • La anormalidad vascular peniana

Son factores orgánicos importantes que se deben considerar en la evaluación de esta disfunción sexual.

¿Tiene cura?

Podemos pensar que hay una suma de estos factores orgánicos y emocionales en la determinación de la impotencia. Para el tratamiento, entonces, debemos combinar algunas técnicas terapéuticas para obtención de mayor suceso.

Después de algunas pruebas de rutina, detectamos la presencia o no de algún problema orgánico. Por ejemplo, si hay falta de testosterona, podremos reponerla a través del uso de medicación. Si hay problema vascular o neurológico, podremos indicar una cirugía o colocación de prótesis. Entretanto, tales métodos más invasivos son los últimos a escogerse para el tratamiento de la impotencia, son, solamente utilizados cuando otros métodos ya fallaran completamente.

Cuando no hay muchos datos positivos en los exámenes, podremos emplear un tipo de tratamiento psicológico, denominado psicoterapia “cognitiva-comportamental” que es basada en tareas sexuales progresivas y orientación. El empleo concomitante de algunas medicaciones que provocan erección tiene gran suceso terapéutico en muchos casos. Entretanto, ellas nunca deben ser utilizadas sin acompañamiento médico especializado.

Bookmark and Share
Tagged with →  
Share →