Masturbación

Luciana Parisotto, MD., medicina clínica de M.A. en neurología del comportamiento sexual.

Preconceptos X Salud sexual.

La definición de masturbación es: una auto-satisfacción sexual, y no está asociada exclusivamente al estímulo de los genitales como cree la mayoría de las personas. En niños de 1 ano de edad, por ejemplo, la auto-gratificación está en la satisfacción oral, o sea, la auto-manipulación es poner objetos o partes del cuerpo en la boca (masturbación rudimentaria.)

La masturbación es un comportamiento totalmente normal, y puede estar presente en cualquier edad. Las fantasías ligadas a la masturbación y al acto por sí mismo son fuentes universales de culpa. Es muy importante que los padres permiten que sus niños realicen esta actividad, proveyendo a ellos el aislamiento necesario, y evitando que sus propias vergüenzas y represiones afecten el inicio de la vida sexual de sus hijos.

Ya en la primera infancia, 1 a 3 años de edad, se pueden observar erecciones penianas al tacto, o mientras el bebé está durmiendo. Por 3 o 4 años de edad, el niño empieza a manipular directamente los órganos genitales. Ocurre en una forma disfrazada al jugar con los adultos, tales como montar en los padres. Después, en pubertad y adolescencia, las técnicas de frotar el pene y el clítoris se aprenden y se especializan según preferencias. Es necesario resaltar que la masturbación es el preludio esencial a la satisfacción sexual del adulto. Los adultos aprenden cómo alcanzar orgasmo en la compañía del otro con la cópula propiamente dicha sexual, pero se mantienen, generalmente, con la actividad masturbatoria y como accesorio de su vida sexual, como regulador del propio deseo sexual. En senectud, la masturbación es común y saludable .

La masturbación es acompañada, generalmente, por fantasías que pueden variar mucho en lo que concierne a asuntos, intensidad y participantes. Originalmente, las fantasías son una simulación de lo que cree el niño que ocurre entre sus padres a puertas cerradas. La agresividad se puede envolver en estas fantasías, como por ejemplo, las situaciones de pegarse. La sumisión a la agresión sufrida en la fantasía se puede mirar y experimentar como pasividad femenina hacia la figura del padre. La satisfacción sexual es la de unión y aceptación con estos padres.

Sin embargo, como ocurre a otras funciones fisiológicas tales como los hábitos de comer, orinar y evacuar, el aprendizaje sexual está también bajo reglas sociales, estando la masturbación hasta mismo inhibida según la cultura en la cual ha crecido el individuo. Las fantasías y las actitudes sexuales de las mujeres, especialmente, se inhiben a menudo como protección contra la iniciación sexual temprana y el embarazo indeseado.

Recomendaciones:

Evitar pedir atención de forma agresiva o de castigar a un niño en actividad masturbatoria. Recomendar que la hagan en aislamiento, pues es parte de su individualidad. Sus preguntas se deben contestar de una manera simple y restringida a la pregunta solamente. No intentar recurrir a las explicaciones profundas, ni mentir sobre sexo.

Respetar la creencia religiosa de las personas, pero considerar que la masturbación era considerada un pecado religioso no que dice respecto a la pérdida de semen (esperma). Para la religión, el acto sexual debe tener como objetivo siempre el procrear, para hacer más niños.

Evitar de diseminar mitos como ésos que dicen que los individuos que se masturban quedan locos, epiléptico, esquizofrénico y sufre de un crecimiento anormal de pelos en las manos. ¡También el sexo no se gasta! Mucha gente cree que el número de orgasmos, será reducido, a largo plazo, si el individuo lo pierde en masturbarse.

Esto, absolutamente, no es verdad. Obviamente, los orgasmos repetidos conducirán a la saciedad del deseo sexual momentáneamente. Sin embargo, después de que transcurra un cierto tiempo (que varía de persona a persona o según la edad), el deseo sexual vuelve y tenta una nueva búsqueda para el sexo.

Bookmark and Share
Share →